Día de la caridad: Corpus Christi

Para el día del Corpus Christi que es a su vez el día de la caridad, se manifiesta la correlación entre comunión física e individual y la caridad personal y comunitaria. Comprendemos que la dimensión religiosa no se cierra sobre sí misma en una oración egocéntrica, sino que se abre al compartir con los demás todo aquello que es nuestro.

Es una fecha singular en la que me ha venido a la cabeza las dos varas de medir. La del mundo que habla de emprendedores, de éxito, de glamour, de eficiencia. Y el rostro misericordioso de la Iglesia que se ocupa de todo aquello que no luce, de los menos eficaces, los menos dotados, los más pobres y olvidados, los que no vienen agraciados con una inteligencia brillante. Me gusta remarcar ese detalle, porque el propio papa Francisco habla del peligro de buscar el poder y la gloria. Que no deja de ser vanidad de vanidades.

Para los menos agraciados es el Reino en palabras de Jesús. “Porque los últimos serán los primeros”(Mateo 20-16). Y esa justicia divina nos reconcilia con este mundo tan mal equilibrado y a su vez tan perfecto. Porque olvidar a Dios supone muchas veces no dar gracias por ser sencillamente “normales y corrientes”. Pero es que además es casi una suerte estar del lado de los menos dotados porque ellos van a tener la mejor parte al final de la carrera. Y por otra parte conviene no olvidar la parábola de los talentos “A quien mucho se le dio, mucho se le exigirá (Lucas 13, 39-48).

De ahí que los cristianos tengamos que tener siempre presente la dignidad del ser humano, intrínseca y permanente. Nadie es menos a los ojos de Dios y aquellos que vienen con defecto de fabricación, mira por dónde son los preferidos. Aunque algunos en su autosuficiencia personal les miren por encima del hombro.

Y es que la inteligencia es un don como la belleza o la suerte de haber nacido en un país con condiciones de vida dignas. Mientras podemos estudiar, comer, vivir, olvidamos que todo es un don, que puede cruzarse la adversidad en el camino y perder aquello que parecía que se poseía por derecho. Y que en realidad habíamos recibido de manera gratuita. Por eso la sabiduría de Dios contempla la ternura ante los más vulnerables. Ellos sólo nos tienen a nosotros para que podamos ayudarles a recorrer el camino.

Entonces una admira a esos samaritanos del día a día que están ocultos a los ojos del mundo, pero que hacen posible el misterio de la comunión. De esa comunión que no sólo es tomar el Cuerpo de Cristo, sino partirse y darse trozo a trozo a los demás. Ese acto de entrega generosa es el que se esconde en las palabras de la Eucaristía: “Haced esto en memoria mía”.

Recibimos la comunión para ser como Cristo, que se dio hasta la última gota. Y lo santificamos cuando realmente nos mueve esa voluntad interior de donación. Por supuesto el Corpus Christi es también la ocasión para adorar la Eucaristía en lo que tiene de presencia viva del Señor. Pero sin olvidar que esa presencia es la que nos da las fuerzas para gastarnos al servicio de los demás.

Cada uno en su día a día sabe que es lo que más le cuesta. A veces es bueno reconocer nuestras propias limitaciones, de esa manera todo se convierte en gracia. Incluso aquello que parecía imposible se hace palpable y evidente. Ese misterio se produce de la comunión profunda entre Cristo y nosotros. Es un buen momento para dar gracias a Dios por el gran regalo que nos ha proporcionado. Sin El nada es posible, con su gracia todo se puede.

Anuncios

Acerca de Carmen Bellver

Colabora en los medios de comunicación aportando su visión desde el humanismo cristiano
Esta entrada fue publicada en Religión y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s