La honra, la honradez y el honor

Observamos en esta crisis moral y económica que se está demandando recuperar determinados valores, necesarios para la buena convivencia. La honradez está prácticamente en desuso a tenor de los titulares que nos desayunan con corruptelas y cohechos, sin que se inmuten sus señorías. De manera que el buen hacer ha devenido en caricatura, porque ya no importa la buena gestión y el trato correcto. Lo que prima es el negocio y el chanchullo, el aprovechamiento del cargo. La honradez queda por tanto relegada en el baúl de los trastos inútiles.

Revisemos la acepción de la Real Academia de la Lengua para el término honradez: Rectitud de ánimo, integridad en el obrar. También podríamos añadir que estrechamente relacionada se encuentra la honra.

Estima y respeto de la dignidad propia.
Buena opinión y fama, adquirida por la virtud y el mérito.
Demostración de aprecio que se hace de alguien por su virtud y mérito.
Pudor, honestidad y recato de las mujeres.

La honra no es por tanto exclusivamente lo que piensen los demás sobre nosotros, sino también el respeto hacia la propia dignidad. Y aquí es donde nuestro siglo falla, en esa autorregulación de nuestros propios comportamientos.

Cuando vemos las tertulias televisivas que nos bombardean mediáticamente, observamos que ni la honradez, ni la honra se encuentran entre las virtudes de los ilustres personajes que nos entretienen. Es evidente que cuando a la sociedad le fallan sus amarres morales, sobrevienen todo tipo de acontecimientos deplorables.

El honor entraría también en esos apartados en desuso, revisemos cómo ha sido recogido por el diccionario español:

Cualidad moral que lleva al cumplimiento de los propios deberes respecto del prójimo y de uno mismo.
Gloria o buena reputación que sigue a la virtud, al mérito o a las acciones heroicas, la cual trasciende a las familias, personas y acciones mismas de quien se la granjea.
Honestidad y recato en las mujeres, y buena opinión que se granjean con estas virtudes.
Obsequio, aplauso o agasajo que se tributa a alguien.
Acto por el que alguien se siente enaltecido.

De manera que ahora ya podemos comprender que la honradez, la honra y el honor, son virtudes de hidalguía que parecen haberse perdido en los anales de la historia y carecen de significado en nuestra sociedad. Hoy pocos se preocupan por su honra, mucho menos por su honestidad.

Sin embargo en las relaciones sociales, ser honrado y honesto pertenece a los valores que mejoran el bien común. Las relaciones comerciales o profesionales durante mucho tiempo se basaron en esa estimación propia del honor y la honra. Hoy por el contrario, las hemos reducido a unos contratos en papel, muchas vences mojado, donde incluso lo que se firma se transgrede con suma facilidad.

Si todo ello lo resumimos a la máxima de “no hacer a los demás lo que no quieras que te hagan a ti”, encontramos esa brújula de orientación en las relaciones sociales, en las que últimamente andamos un poco huérfanos.

En estos momentos de crisis nos fallan precisamente los personajes con carácter, aquellos que marcan una época con sus decisiones. Gente para quien prima más el ser que el tener. No cabe duda de que tanto la honra, la honradez, y el honor son valores humanos que reflejan cualidades morales de excelencia. Por ellas han dado la vida muchos. La pregunta que hoy cabría dejar caer es si ahora alguien estaría dispuesto a considerarlas de nuevo como las bases que guían su vida.

Anuncios

Acerca de Carmen Bellver

Colabora en los medios de comunicación aportando su visión desde el humanismo cristiano
Esta entrada fue publicada en Sociedad y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s