El escándalo de las canonizaciones

Puede que lo más común de la historia de la humanidad sea recordar a otros seres humanos que fueron significativos por sus cualidades y acciones. Sin embargo tendemos a magnificar en el recuerdo y podemos construir mitos. En eso somos como hace miles de años. En nuestra sociedad los mitos son cosa común, desde deportistas, artistas, toreros, músicos o qué se yo. Pero no dejan de ser muy pocos quienes perduran en la memoria por haber realizado algo significativo.

Pues bien la Iglesia desde sus orígenes tuvo en cuenta a aquellas personas que vivieron plenamente las tres virtudes teologales: fe, esperanza y caridad. Son propuestos como modelos de virtud. Pero no dejaban de cometer las mismas tonterías que otros miles de seres humanos. De manera que tenían incluso mal carácter, a veces resultaban molestos para otros, no caían bien. Incluso algunos fueron piedra de escándalo en su tiempo. Sin embargo todos ellos tuvieron algo en común, buscaron vivir entregados a Dios y a los demás. Se les recuerda porque hicieron de su vida aquello a lo que todos estamos llamados.

Y ahora que veremos subir a los altares a dos papas tan dispares como Juan XXIII y Juan Pablo II, leemos toda clase de tonterías. Por ejemplo que trataron con gente de mal vivir y peor calaña. Cosa que le puede pasar a cualquiera, incluso al mismo Jesús le reprocharon comer con publicanos y pecadores. La Iglesia no juzga sus errores humanos, porque conoce demasiado bien nuestra condición. Lo que se subraya es la obra maravillosa de Dios en un alma y por eso la proponen como modelo.

Todos sabemos que el proceso de santidad ha variado a lo largo de los siglos. Y que en ocasiones, tal y como somos los seres humanos, ha seguido unos caminos sinuosos. Forma parte de la propia naturaleza dudar de los demás. De manera que muchos consideran a los santos obra de manos humanas debida a influencias y políticas propias de la corte de Maquiavelo. No caigamos en pensar que por eso no existe la santidad.

Conviene recordar que la Iglesia la constituimos todos los bautizados. Y que en ella existe la comunión de los santos. No sólo de los que han subido a la gloria de Bernini, sino también de los que están a pie de obra desconocidos por el resto de sus hermanos. La santidad es un misterio que opera entre Dios y un creyente, donde se produce una trasformación personal considerable. Lo que hace la Iglesia es rescatar de la memoria a determinados fieles que han llamado la atención por vivir la fe de manera singular. El resto destacamos más por la mediocridad.

Tal vez lo más significativo es que Dios sigue actuando por medio de esos fieles. Los milagros o hechos inexplicables que sanan personas enfermas, lo único que corroboran es que se ha producido una intercesión, una gracia. Si no creemos en milagros, difícilmente creeremos en Jesucristo que obraba de manera sobrenatural. Pero es fácil que quien pone a Dios bajo las leyes de la naturaleza, sometido a su propia creación, dude de lo extraordinario. Y es que Dios normalmente suele aparecer con el rumor de la brisa, no con el clarín de trompetas.

Se puede analizar a las personas que forman parte de la Iglesia por la cantidad de errores que cometieron, o bien descubrir el carácter sobrenatural que opera desde dentro de la Iglesia, sacando a la luz las personas y lo hechos más nobles. En el primer caso nos revolveremos en el fango sin crecer un palmo de estatura. Estaremos contemplando la miseria humana. Pero si abrimos lo ojos hacia esos hechos significativos y buenos que han realizado algunos fieles, mostraremos el camino del Espíritu que sigue actuando dentro de la Iglesia. Elegir una senda u otra ya es opcional.

Anuncios

Acerca de Carmen Bellver

Colabora en los medios de comunicación aportando su visión desde el humanismo cristiano
Esta entrada fue publicada en Religión y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s