Crónica de sucesos

Nos volcamos en atender a personas que vienen de otros países para compartir un trozo de bienestar con nosotros. Les damos asistencia sanitaria, un trabajo digno, una mesa para compartir. Sin embargo aún llegando a fin de mes se aprovechan de las ayudas sociales y también las de Cáritas. Hay que denunciar a los desaprensivos dispuestos a clavarte un rejón en cuanto te descuides.

Están unidos como una piña y funcionan como las mafias, entran en un sitio, roban, mienten, y luego amenazan. Esta gente no merece ningún tipo de consideración, pertenecen al grupo de delincuentes con múltiples coartadas para seguir delinquiendo. Todos sabemos que el abuso de confianza y el robo son motivos de despido procedente sin indemnización. Sin embargo, la mafia que estos días quedaba al descubierto en Madrid, tenían un modus operandi preestablecido. Historias falsas, números de teléfonos que no les pertenecen que han sido dados de alta con otro nombre, documentación fraudulenta, datos personales inexactos, ausencia de una dirección de domicilio verdadera.

Pues bien, aumenta la xenofobia y el racismo por ese tipo de gente desaprensiva, capaz de dejar a un anciano más de quince horas sin asistencia mientras desvalijan la vivienda. Hechos tan lamentables repercuten directamente en contra de esa otra buena gente que está dispuesta a deslomarse para salir de la miseria. El trabajo de los inmigrantes ha sido una riqueza para España durante varios años. Hoy la crisis nos devuelve a una situación precaria con condiciones laborales lamentables. Todos salen perjudicados. Esos emigrantes que van rozando el límite de la ley terminan a la larga en la comisaria, les toman los datos y se benefician de la bondad de unas leyes en exceso permisivas.

Se tiene la sensación de que algunos delincuentes conocen perfectamente como operar sin pisar una cárcel, aunque abusen con el fraude y la mentira. Los hay que saben de la bondad de nuestros centros de reclusión. De manera que no nos extrañemos que surjan voces que claman para repatriar a todo aquel que haya pisado una comisaria. No merecen entrar en la cárcel y vivir a cuenta del Estado Español. La mejor opción es un puntapié y la repatriación a su nación de origen.

Me sumo por tanto al grupo de escépticos que no desean tener ningún tipo de relación con gente de otra nacionalidad. Una mala experiencia sirve como antídoto permanente para caer en la insolidaridad. Que se busquen la vida de manera decente, ya basta de aprovecharse del Estado de bienestar.

Ojo con ellos, abundan este verano por todo el país. Cuando tienen percance en una ciudad se trasladan de residencia, viven en un piso compartido, sin tener que darse de alta de luz ni de agua, es la manera que tienen de eludir la localización.

Puede que este post parezca poco solidario, racista, xenófobo, lo que ustedes quieran. Pero hay multitud de historias que llegan a nuestros oídos y la única manera de que otros tomen precauciones es advirtiendo públicamente el peligro social que suponen determinados emigrantes. Lo saben hasta las mismas oficinas bancarias que les concedieron una hipoteca de la que escapan marchándose a su país sin saldar la deuda.

En este farragoso agosto mantengo la esperanza de que el bien triunfe sobre el mal, que la honradez no pase a ser moneda devaluada y que las relaciones personales se establezcan siempre con sinceridad por ambas partes. Un saludo para todos.

Acerca de Carmen Bellver

Colabora en los medios de comunicación aportando su visión desde el humanismo cristiano
Esta entrada fue publicada en Sociedad y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s