Las cosas de Francisco y lo único que importa

Me gustan las historias de conversos, de personas alejadas de Dios que un día de súbito se encuentran con la gracia de la fe. Deberían abundar en todos los medios religiosos, pero por el contrario escasean. Y lo que encontramos en esos medios suele ser aquello de lo que se queja el Papa Francisco, murmuraciones y puñaladas traperas, ideología y política religiosa, fariseísmo elevado a la enésima potencia.

Este Papa al que todos se arriman para sacar tajada, sigue desconcertando y dejándose querer pero va a la suya. Lo dije y lo mantengo no pueden adjudicárselo ninguno de los dos grupos extremistas de la grey del Reino de Dios. Les descoloca a todos. Un día recibe a uno de los creadores de la teología de la liberación y al siguiente se arrodilla para rezar el rosario, proclamando a la Virgen como modelo de fidelidad. Y así estamos tras más de seis meses de estallido primaveral para unos y de desconcierto para todos.

Por fortuna podemos encontrarnos con la imagen que sintetice lo mejor de ambos extremos. Y eso sí que sería un triunfo del Espíritu. Llegar a conciliar algo tan bipolar como la ideología religiosa con tintes seculares y políticos y la fe encarnada en una vida cotidiana ofrecida como oblación, una fe del carbonero, lejos de partidismos mundanos, de fanatismos de grupúsculos clericales de uno u otro signo.

Hoy que el evangelio nos deja perlas preciosas para meditar, encontramos que Dios se presenta como el padre del hijo pródigo, dispuesto a acoger lo peor de nosotros. Y nos sorprende la reacción del hermano fiel y cumplidor que se siente ninguneado por su padre. En esas estamos siempre en la Iglesia, los hijos cumplidores no quieren perdonar a quienes dilapidan los bienes familiares. Y resulta que la ganancia está precisamente en abrir los brazos para acoger a ambos hijos en una misma mesa común.

Esa es la dinámica del Papa Francisco, reunir los grupos dispares en una misma dirección. Sacar lo mejor de cada corriente subterránea de la Iglesia para que aflore la gracia a chorros y burbujee hacia el exterior. Y eso es ya un puro milagro para esa Iglesia de camarillas y lobbys que representa lo peor del Evangelio.

Y es que la fe como nos recuerda el pasaje de este domingo es una moneda que hay que rescatar y no parar hasta recuperarla, es como la oveja perdida que hace abandonar las noventa y nueve para salir en busca de la extraviada. La fe siempre descoloca. Y el Evangelio tiene múltiples lecturas. La del hijo pródigo nos habla de un padre capaz de perdonar todo, con tal de ver que el hijo vuelve al hogar.

Y de esa misma manera un Papa no puede caer en sectarismo de un extremo u otro, debe mantener el equilibrio entre la diversidad de la Iglesia y la fidelidad de la Tradición. Por eso este Papa descoloca a todos, es tan imprevisible que un día baten palmas por sus gestos proféticos y en otra ocasión se escandalizan por alguna de sus frases. No es un Papa diplomático, ni erudito, ni teólogo de altura. Es un pastor a quien le apremia la necesidad de evangelizar desde la periferia, volcándose en los más necesitados, rechazando formulismos anquilosados por una manera de funcionar que ahora parece urgente renovar. Seguramente es el Papa que necesitábamos, el que va a rescatar lo mejor de ese Concilio Vaticano II que ya se muere de puro viejo y también necesita una buena reforma.

En cualquier caso, mientras sigan existiendo historias de conversos, la fe seguirá siendo esa gracia derramada como un don gratuito que transforma radicalmente a las personas. Y eso en verdad es lo único que importa.

Anuncios

Acerca de Carmen Bellver

Colabora en los medios de comunicación aportando su visión desde el humanismo cristiano
Esta entrada fue publicada en Religión y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s