La Hispanidad un sentimiento arrasado

Celebrar la Hispanidad se convirtió de pronto en un acto franquista gracias a esos hijos del rencor que han inoculado el virus del separatismo durante años. Tenemos unas tierras ricas en folklore y lengua. Todas ellas con sus peculiaridades. Y nadie discutía la grandeza de hacer pervivir en la memoria de sus hijos el pasado de cada rincón de España. Por eso la Hispanidad no sólo unía a los pueblos diversos de la piel de toro. Sino especialmente a los de otro continente que recibieron la lengua y la cultura cristiana. Hispanidad proviene de Hispania el nombre latino que se dio a estas tierras una vez romanizadas. Las peculiaridades de la evolución del latín dieron lugar a las lenguas romances. Todas ellas son hispanas. Incluida la más antiguas de todas, el vascuence o euskera, probablemente una de las lenguas no indoeuropeas más antigua que se conoce.

Sin embargo celebrar la unidad frente a la diferencia provoca sarpullidos entre quienes abominan del cristianismo y además se han convertido en voceros del separatismo con memorias históricas falseadas y con inmersiones lingüísticas totalitarias. Ya no se trata de reivindicar una lengua o un periodo histórico concreto. Durante más de treinta años se ha ido trabajando en diferentes regiones de España la insolidaridad, la idiosincrasia errática, el odio a todo lo español, el sentimiento equívoco de que lo suyo tiene que predominar sobre la mayoría silenciosa y a veces acomplejada ante el envite totalitario del nacionalismo.

Ahora ya no se celebran las fiestas para gozar de unos días de lúdicos eventos. Ahora lo que se lleva es inculcar el odio al hermano. Y eso ha sido consentido por una casta de políticos mediocres que nos han llevado a la ruina en apenas unos años. Que se mantienen en sus prebendas a cuenta de alagar a quienes les ayuden para proseguir haciendo como que gobiernan, cuando la realidad es que nos llevan directos al despeñadero.

Si tenemos memoria sabremos que en la antigua Yugoslavia los pueblos se enzarzaron en una guerra entre hermanos provocada por el mismo sentimiento exacerbado que ahora se cultiva en algunos rincones de España. No podemos olvidar en este día señalado de la Hispanidad que a los cristianos nos hermana un mismo sentimiento de amor hacia el otro. Lo curioso es que desde las mismas filas de la Iglesia nacionalista se trabaja para confundir ese sentimiento fraterno en fratricida. Que Dios les perdone.

En este momento el nacionalismo es un virus peligroso que puede hacer saltar España en pedazos. Y es más peligroso aún asistir estupefactos a la demagogia de los gobernantes, dispuestos a lo que sea con tal de mantenerse en el poder. Ya no se trata de defender el bien común, el progreso, la paz de los ciudadanos. Ahora se lucha con ardides rastreros por arrancar prebendas en detrimento de otras zonas de España. Actuando como viles chantajistas que manipulan a la sociedad para seguir gozando de sus beneficios.

Esas cosas no se cuentan en determinadas zonas de España, donde los medios de comunicación siguen comprados por los partidarios del nacionalismo. No hay debate, ni opinión discrepante, porque se es señalado y llevado al ostracismo. Ningún artista, o intelectual se atreve a ir contracorriente. Y al que lo hace, lo silencian.

Pero la realidad se impone. Hoy día del Pilar, nuestra madre llegó a tierras de España a ella le invocamos para que nos proteja frente a las sombras siniestras que se están levantando desde hace años por ocultos intereses. Rogamos a Dios y a la Virgen para que España no vuelva a convertirse en una tierra regada de sangre inocente, por la cerril obcecación de su casta política.

Anuncios

Acerca de Carmen Bellver

Colabora en los medios de comunicación aportando su visión desde el humanismo cristiano
Esta entrada fue publicada en Sociedad y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a La Hispanidad un sentimiento arrasado

  1. José dijo:

    Muy realista, Carmen, mucha verdad en lo que dices. Sí, creo que lo que más nos queda es la oración, porque esos que nos gobiernan (vamos, eso dicen) han perdido casi toda credibilidad.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s