En el Domund también se denuncia el latrocinio

Vamos a celebrar el Domund, ese día significativo que consiste en rendir homenaje a los misioneros de todo el mundo. Habría mucho que decir respecto al “tipo de misión” que se lleva en los últimos tiempos. Un asistencialismo casi laico, sin el ímpetu evangelizador de un San Francisco Javier, por poner un ejemplo. Ya sé que me van a decir que aquello olía a Trento. Y que lo que ahora se lleva es el respeto por las culturas indígenas, como si la aportación cultural del cristianismo fuera una losa. Por eso muchos misioneros se pasaron a la denuncia por las condiciones de miles de personas sometidas a la presión del dios Mammón.

Y por eso ahora yo me paso a hablar de las medidas que el FMI está rumiando para someter a la población esquilmada por la crisis y las estafas bancarias, a una quita que consiste en reducir un 10% los ahorros de las familias para pagar “la deuda pública”. Sigue la dictadura financiera global imponiendo sus cartas encima de la mesa para someter a la extorsión al pueblo soberano. ¿O no es soberano?. Yo desde luego no he escuchado hablar a los políticos sobre este desmán, que se ha publicado de rondón en algunos medios. Con su verbo mordaz el blog Bokabulario dejaba al descubierto esta sorprendente soga al cuello que nos quiere aplicar el FMI.

Y como ya hemos recorrido un largo trayecto desde que se empezó a hablar de la crisis. Tenemos que seguir afirmando que la oligarquía política de cualquier sigla, participa silenciosamente del abuso al que se somete a la ciudadanía a diario. Y para rubricar lo grotesco de la situación leíamos hace unos días que el Sr. Botín preboste máximo del Banco Santander exclamaba que España vivía uno de sus mejores momentos, que el dinero fluye y llega en suculentas inversiones del exterior

Y yo me pregunto si esto no será porque nos están vendiendo al mejor postor, mientras ellos recogen el fraude político en sus bolsillos. Porque hasta ahora lo que hemos visto por parte de esa oligarquía política es que los sobres se pasan bajo mano, las financiaciones de partidos son de dudoso origen, los sindicatos también hacen su agosto esquilmando al Estado. Y como no podía ser de otro modo los derechos sociales conseguidos con el tesón y el esfuerzo de nuestros mayores, están siendo desmantelados delante de una ciudadanía asombrada y asqueada de tanto latrocinio.

Y ahora vuelvo a lo de la misión. A la agenda del evangelio que recoge en pequeñas porciones para derramar gratuitamente a manos llenas a favor de los más necesitados. La mejor propaganda de la Iglesia es todo su bagaje histórico a favor de quienes menos tienen. Los primeros hospitales, las Universidades, las escuelas para pobres, cuando la educación era un lujo de aristócratas y burgueses. Todo ese tesón bajo la mano de figuras ejemplares que se partieron en trocitos por los demás.

Evangelizar es llevar la Buena Noticia, pero también conlleva una conversión interior que nos exige no abusar de los menos favorecidos. El robo no sólo es un delito, también es pecado. Y contra el pecado de acumular en beneficio propio se utilizan términos muy concretos: expolio, avaricia, estafa,usura, mentira. La justicia social predicada por la Doctrina Social de la Iglesia llevó en su tiempo a crear las Cajas de Ahorros, como entidades cuyos beneficios repercutían en la sociedad. Pues bien, los sucesivos gobiernos socialistas y populares, se encargaron de exprimir el invento, hasta dejarnos huérfanos de la corresponsabilidad y el principio de la subsidiariedad.

Hoy falta más que nunca la cultura cristiana en la sociedad. La iniciativa a favor de la redistribución de la riqueza, del estado de bienestar mantenido con el esfuerzo de todos. Hace falta reivindicar unos valores de honradez personal que no hacían necesario rubricar firmas en sesudos contratos, por lo que pueda pasar. Bastaba la palabra, porque entonces la palabra iba asociada al honor. Otro de los términos que hemos devaluado.

Felicitamos en este día a los misioneros que han ido a tierras extrañas para repartir con generosidad su vida a favor de los demás. Pero también reivindicamos “la misión” en esta Europa que da la espalda a los valores cristianos y que nos está llevando hacia el precipicio. Aunque nos sostiene la esperanza de que “Dios sigue escribiendo recto con reglones torcidos”, como sabiamente expresaba Santa Teresa de Jesús.

Anuncios

Acerca de Carmen Bellver

Colabora en los medios de comunicación aportando su visión desde el humanismo cristiano
Esta entrada fue publicada en Actualidad y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s