Desde la subsidiareidad hasta la esclavitud

Las declaraciones de Teresa Forcades siempre tienen vocación de controversia. Ha tomado la iniciativa como protagonista de una plataforma cívica que parece querer socavar las conciencias adormiladas de los ciudadanos. Hoy sale a la palestra para afirmar que los partidos políticos debieran desaparecer. Sería interesante escuchar su verbo fluido matizando tal afirmación. Seguro que a más de un político se le podía atragantar el bocado.

Aunque sus declaraciones en otros terrenos no las comparta, no dejo de estar en sintonía con esa afirmación de que sobran los partidos. Sobran tal y como están configurados y es una realidad contrastable. Son como ella misma dice una correa de trasmisión de los lobbys económicos, su financiación depende de muchos factores que no salen a la luz. Y lo que sí podemos asegurar es que la casta política ha ido abandonado el Congreso para llegar a los Consejos de Administración de empresas señeras.

Podemos enumerar políticos del PSOE y del PP que ahora lideran Consejos de Administración de empresas que en su tiempo fueron públicas y con la dinámica plutócrata de la política han pasado a mejores manos. La participación del pueblo queda simbolizada en una urna que está vacía de contenido. Pero reconozco no tener idea de qué sistema puede sustituir a la democracia cuando ésta se encuentra fagocitada desde el mismo poder en un mero trámite sin contenido.

Los ciudadanos ya no se sienten representados por los políticos. En unas décadas han desaparecido los ideales de la socialdemocracia, sustituidos por gestores del teatro político, que siguen dando bandazos sometidos a los poderes financieros. Ya no existe gran diferencia entre quien pueda gobernar España. Cualquier alternativa supone una misma dirección de casta política privilegiada que somete a la ciudadanía al imperio de sus despropósitos. El servicio público se desmantela para favorecer a los truhanes capaces de vender a su propia madre.

Hace apenas un lustro desde que apareciera el fenómeno Anonymus tras la avalancha de los documentos filtrados por WikiLeaks. Hay por tanto un sentimiento profundo de impunidad frente a quienes manejan los hilos invisibles de los acontecimientos que vienen sucediendo en las últimas décadas. Algo huele a podrido en los sumideros de la política. Desde las escuchas ilegales a las filtraciones por patriotas de lo que parecen causas perdidas.

Frente a la sensación omnipresente de la Red que proporciona la apariencia de una libertad de expresión sin cortapisas. Lo cierto, es que seguimos siendo meras marionetas manipuladas por intereses de un pequeño grupo. La guerra comercial sin fronteras, sin cortapisas, tras la globalización, somete a la ciudadanía a su dictadura de mercado. Y los políticos, vacíos de ideas coherentes y justas, caen en el servilismo mendaz de guardar sus posaderas, mientras al pueblo llano le llueven calamidades.

Tiene razón Teresa Forcades, la democracia de hoy no deja de ser una pamplina. Y los políticos se han transformados en funcionarios de la cosa pública que se aseguran sus jubilaciones doradas a costa de claudicar ante quienes debieran enfrentarse. La plataforma cívica parece ser la única salida ante el imperio de los politicastros. Y en esta revolución social por la que nos deslizamos, andamos buscando líderes con ideas para construir una sociedad más justa y más humana.

Para los creyentes no cabe duda de que la Doctrina Social de la Iglesia muestra un camino de subsidiariedad que no debe desaparecer, porque de lo contrario estaríamos condenándonos a una sociedad esclavista en el peor sentido de la palabra.

Anuncios

Acerca de Carmen Bellver

Colabora en los medios de comunicación aportando su visión desde el humanismo cristiano
Esta entrada fue publicada en Política y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Desde la subsidiareidad hasta la esclavitud

  1. E dijo:

    Carmen, anoche dejé un comentario con facebook en tu blog de Religión Digital y hoy no aparece. No entiendo.

    Me gusta

    • E, todo se explica con la anulación de comentarios por parte de la plataforma de religión digital. No sé si los van a volver a abrir. Dicen que se corresponde con una resolución de Estrasburgo que penalizaba a un medio digital por los comentarios ofensivos de alguien

      Me gusta

      • E dijo:

        La verdad es que no entiendo mucho, porque el blog de Pikaza tiene comentarios hechos desde facebook, ahí están, se pueden ver. Rumores de ángeles de Vidal tenía comentarios también vía facebook y ahora desaparecen. En artículos de la redacción de RD también hay comentarios vía facebook y no desaparecen. Resulta todo esto muy confuso.
        De todas formas yo sólo escribía en tu blog y alguna vez en algún otro esporádicamente. He visto que Juan Jaúregui anuncia al final de cada post su blog independiente del que tiene en RD. Podrías hacer tú lo mismo, Carmen. Puede que haya comentaristas del blog que no sepan que tienes este otro.

        Me gusta

  2. E dijo:

    Bernardo Pérez Andreo también anuncia su blog como Jaúregui.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s