Contra la violencia de género: Misericordina

El próximo lunes 25 de noviembre se celebra el día contra la violencia de género. No quiero entrar en debates agrios, ni en polémicas baldías. Lo cierto es que tras décadas de promoción de la mujer y tras su incorporación al mundo laboral, no hemos conseguido erradicar la violencia doméstica. Más aún, se incrementa la violencia hacia las más jóvenes que suelen acceder a las relaciones sexuales a la temprana edad de trece años. Parejas celosas, controladoras, dominadoras, conflictivas. Un mapa desolador en el que se constata que la educación en la igualdad no evita los conflictos.

La lectura sociológica se sigue haciendo. Pero desde la praxis del evangelio el tema queda zanjado con el respeto mutuo, la cooperación recíproca, el amor que supera las diferencias, el perdón como receta que restaña heridas. Nada más lejos de la violencia que la actitud cristiana. Nada más lejos de la dominación que la fraternidad del evangelio. Nos hacen falta resoluciones de conflictos con el bálsamo de la caridad. Enseñar a respetarnos, para que nos respeten.

Y la dinámica social refleja precisamente que la mujer devaluada a instrumento desechable, genera más conflictos que si se la considera compañera en la enfermedad y la salud, tanto cuando los tiempos son duros, como cuando son placenteros. Estos días atrás debatíamos sobre el título demoledor de “Cásate y sé sumisa” cuyo libro parece estar más próximo a reflejar precisamente la mutua sumisión de uno con el otro. Dejando en guiño cómico esa frase desafortunada. Porque en el matrimonio cristiano se da el mutuo compromiso de la pareja, el crecimiento en el amor, por encima de las diferencias del egoísmo propio.

Y en esas estamos. La violencia de género es una muestra de la inseguridad del varón frente a una sociedad en la que sus papeles de dominador pierden fuelle. Necesitar imponerse y subyugar a su pareja es reflejo de una falta de madurez emocional. Precisamente el sacramento del matrimonio se fundamenta en el crecimiento mutuo del amor, en mirar hacia una misma dirección. Explicar el fundamento de la familia cristiana es un deber social y un pasaporte seguro para la felicidad.

Duele pensar que cada vez hay más matrimonios rotos, más parejas desechas, más niños sometidos al chantaje emocional de unos padres inmaduros. La familia como pilar fundamental de la sociedad está en crisis, porque el ser humano también vive en crisis permanente, sin puntos de referencia claros, sin límites concisos que eviten los desbordamientos de la ira y el rencor como patrones de conducta.

Este veinticinco de noviembre todos estamos llamados a cooperar para que la sociedad erradique la lacra de la violencia doméstica. Y no es posible erradicar aquello que se incuba como modelo social desde la infancia, viviendo en permanente conflicto en las familias, respirando diariamente de un alto grado de agresividad verbal. Se necesita educar para la convivencia, pero también para el amor, el perdón y la reconciliación.

Si no somos capaces de tender puentes, la cima del abismo se abrirá bajo nuestros pies. Y nos va en ello el futuro de la sociedad, el modelo de ciudadanos que deseamos para nuestros hijos. Y también tendremos que pedir responsabilidades al mundo de la cultura que reproduce patrones de conducta sin solución. Mostrando una sociedad enferma y herida que, como bien dice el papa Francisco, necesita altas dosis de Misericordina.

Anuncios

Acerca de Carmen Bellver

Colabora en los medios de comunicación aportando su visión desde el humanismo cristiano
Esta entrada fue publicada en Actualidad y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Contra la violencia de género: Misericordina

  1. E dijo:

    La educación en la igualdad no evita los conflictos, ni los evitará.
    Además de reproducir patrones (malos patrones) familiares, sociales, existe -y cada vez más- una gran inmadurez afectiva y psicológica. Y pienso que este tema enlaza con el anterior post sobre la fragmentación del pensamiento. Ahora la adolescencia puede durar hasta los 30 años o más. Una persona inmadura puede ser una persona violenta, chantajista, irresponsable, incapacitada para el compromiso, válido tanto para el hombre como para la mujer. Con personas inmaduras, sin criterio y sin valores no se construye una sociedad, y si los modelos que hay en esa sociedad más que modelos son anti-modelos, llevaremos camino de no se bien dónde.

    Me gusta

  2. sofía dijo:

    Excelente post, Carmen. Mucha misericordina hace falta.

    Me gusta

  3. Gracias por vuestros ánimos. Este post no ha querido ser destacado en Religión Digital. No sé si por recetar Misericordina o por no clavar los dientes en la yugular de algún cuello.

    Me gusta

  4. sofía dijo:

    Estoy asombrada de las cosas que ocurren con el libro de la sumisa escotada: hay foros en donde después de tanto quejarse de que “censuren” el libro los supuestamente “anticatólicos” te censuran simplemente por pedir que le cambien el título, por inducir a la confusión. Empezaron cerrando los comentarios después de haber permitido una ligera discrepancia. Luego se han dedicado a borrarlos -en algún caso ha desaparecido el post en el que se trataba. Me parece que esto está rayando ya en una censura nacionalcatolicista que no refleja la realidad del catolicismo, que fomenta una lectura sesgada de Pablo en la que se olvida la doctrina principal de Pablo sobre el matrimonio, las palabras de Jesús y la Mulieris Dignitatem.
    Sin embargo siguen poniendo posts favorables al sesgo machista mientras se impide la exposición de argumentación en contra.
    La cosa es grave y no me extraña que surja el anticatolicismo como respuesta a este sesgo que no es la verdadera doctrina católica.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s