Hollande, de la frivolidad a los cuernos

Puedo asegurar que no me interesa lo más mínimo la vida privada de ningún político. Pero lo que parece obvio es que una labor pública implica una responsabilidad no sólo política sino también moral, en todos los niveles. Se puede aplicar la frase: “La mujer del César no sólo debe ser honrada sino parecerlo”. Aunque en este caso es el propio presidente de Francia quien no queda bien parado. No sólo porque no es honrado, sino porque tampoco lo parece. Al escándalo de la corrupción hay que añadir ahora el escarceo extramarital del presidente Hollande, quien puede apelar todo lo que quiera a su privacidad; pero muestra un comportamiento inmoral. No se trata de su vida privada, sino de su capacidad como hombre de Estado, para engañar a su propia compañera y hacerlo de manera vergonzosa.

Lo curioso es que este comportamiento no es nuevo en la sociedad, máxime cuando viene sugerido en numerosas películas de cine o televisión. La infidelidad ha sido siempre una piedra de escándalo, pero es además especialmente dolorosa para otra persona. Y no vale trivializar el tema con argumentos manidos. Los cuernos, reales o presidenciales, son una falta de honestidad y para un creyente un pecado importante. Es obvio que el presidente socialista no comparte la moral católica. En la laica Francia su relación de pareja probablemente sea civil. Pero el adulterio sigue estando entre las faltas graves que son ocasión de separación.

Siempre se puede perdonar una infidelidad, pero es de suponer que eso lo tendrá que valorar la mujer del presidente francés, quien por ahora debe estar bastante dolida si tenemos en cuenta que ha necesitado asistencia psiquiátrica. No es broma, señores. Nosotros tenemos una frase evangélica que no tiene desperdicio: “El que es fiel en lo poco, también es fiel en lo mucho” Lucas, 16-10. Para más adelante aclarar: “Todo el que repudia a su mujer y se casa con otra, comete adulterio; y el que se casa con la repudiada comete adulterio” Lucas, 18-19.

El presidente francés dejaba a sus espaldas veinte años de pareja con Ségolène Royal para unirse a una periodista Valerie Trierweiler. Y sin romper con ella se le relaciona ahora con una actriz. ¿Puede esto pasar por una cuestión privada?. La realidad es que la imagen de un rey o un presidente de gobierno, que aprovecha su cargo para revolotear entre faldas, es hoy mucho más peligrosa que hace cientos de años. Porque la sensación general que se da a la sociedad es de falta de escrúpulos, de aprovechados, de mujeriegos. Y un cargo público debe ser honrado siempre, no sólo en su trabajo.

Me dirán ustedes que estamos en el siglo XXI y que estas cosas no tienen importancia. Yo les respondo que debieran tener mucho más eco. No se puede consentir que la imagen casquivana predomine sobre la honradez, la honestidad y la fidelidad. No se debe permitir si deseamos una sociedad mejor y más sana. En caso contrario estamos fomentando la ruina moral de muchos individuos. Que faltos de referentes, se lanzan en brazos de conquistas pasionales, sin capacidad de compromiso.

Para quienes consideramos el matrimonio un lazo sagrado, esa capacidad de compromiso y mutua confianza es la base de una unión larga y feliz. No parecen ser estos los mejores tiempos para publicitar la fidelidad como garantía de felicidad, pero vale la pena mencionarlo, porque son muchos los matrimonios rotos por esa falta de compromiso de honestidad entre las parejas. Y los daños colaterales se arrastran a lo largo de los años, en familias rotas y recompuestas una y otra vez, con las dolorosas consecuencias que todos conocemos.

Acerca de Carmen Bellver

Colabora en los medios de comunicación aportando su visión desde el humanismo cristiano
Esta entrada fue publicada en Actualidad y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s