Una nueva superproducción: Hijo de Dios

Próximamente se estrena la superproducción Hijo de Dios. Producida por Roma Downey e interpretada por Diogo Morgado, dirigida por Christopher Spencer y con música del genial Hans Zimmer. Está basada en la vida pública de Jesús. Por tanto podemos decir que no hay nada que no sepamos por los Evangelios. Pero sus imágenes del tráiler de presentación me han hecho caer en la cuenta de que la vida de Jesús está inscrita en las distancias cortas. Su relación con los demás era de un tú a tú. Y es ahí donde se juega la mejor partida de la fe. No podemos predicar una religión que se quede en el dogma, en las normas. Hay que llevar al encuentro directo con Jesús en ese tú a tú que decide el futuro de cada persona.

En el Evangelio de este domingo encontramos escenas sorprendentes: “Pasando junto al lago de Galilea, vio a dos hermanos, Simón, al que llaman Pedro, y Andrés, su hermano, que estaban echando el copo en el lago, pues eran pescadores. Les dijo: Venid y seguidme, y os haré pescadores de hombres.”. ¿Qué magnetismo desprendía aquel hombre que arrastraba a seguirle por los caminos, abandonando el hogar, el trabajo, la seguridad de una vida programada, para lanzarse a la aventura?. “Convertíos porque está cerca el Reino de los Cielos”. Unas palabras, unos gestos, una actitud que arrastraba personas, que transformaba vidas.

Imaginemos por un instante qué podría hacer hoy ese hombre del siglo I trasportado al siglo XXI con todos los medios audiovisuales de los que disponemos. Un hombre que habla a las multitudes pero que se dirige al corazón de cada individuo. Un hombre que se acerca al enfermo, al desvalido, que reconforta al pecador, que le invita a la conversión. Un hombre que es Hijo de Dios y que desconcierta por su sabiduría y la hondura de sus palabras. Ese es el secreto que guardaban en su interior aquellos pescadores, habían sido llamados personalmente a seguirle, les había mirado directamente a los ojos. Y se quedaban embelesados por aquel vecino de Nazaret que hablaba del Reino de Dios.

¿Cómo interpretaríamos hoy sus milagros a la luz de la ciencia?. Aquellas curaciones de paralíticos, ciegos, mudos; aquella resurrección de Lázaro. ¿Qué pasaría si hoy abriesen una tumba y un hombre gritase con voz profunda levántate y anda?. También en nuestro tiempo suceden hechos inexplicables que muchos dejan pasar como una casualidad o una probabilidad del azar. La sanación de alguien desahuciado que sorprende pero no lleva a reflexionar en profundidad. Y esos acontecimientos que para la fe son milagrosos quedan en mera anécdota para otros.

Por ello es probable que Jesús en este siglo XXI también sería catalogado como charlatán o embaucador de ilusos; que los científicos le mirarían con escepticismo; que los políticos lo considerarían peligroso por sus revolucionarias formas de entender las relaciones. Porque en definitiva seguiría subvirtiendo el orden establecido por los poderes de este mundo, proclamando unas relaciones que no están basadas ni en el poder, ni en el dinero.

Y como también arrastraría a las multitudes, temerían que tomase el poder y les desplazara, igual que sucede en los hechos reflejados en el Evangelio. Y hoy ese Jesús de Nazaret sigue manifestándose a través de la Iglesia, con esa mezcla de pecado y gracia tan mal interpretada como en su tiempo lo estuvo su propia vida. La Iglesia sigue denunciando a los poderosos de este mundo, sigue curando a los enfermos y perdonando a los pecadores. Es una revolución tranquila, que pasa inadvertida porque sucede en el corazón de cada individuo. Pero es la mayor revolución de la historia de la humanidad, porque trasforma los corazones y cambia las vidas. Porque al mezquino lo vuelve generoso, al iracundo le da calma, al duro de corazón lo metamorfosea en misericordioso.

Dar a conocer la historia de Jesús en el cine es también un modo de azuzar conciencias, de impactar en todos aquellos jóvenes que llevados por una cultura laicista, desconocen al Hijo de Dios. Bienvenida por tanto esta nueva aproximación a Jesús de Nazaret.

Anuncios

Acerca de Carmen Bellver

Colabora en los medios de comunicación aportando su visión desde el humanismo cristiano
Esta entrada fue publicada en Cine y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s