Menores transexuales: ¿derechos de los niños o derechos de los padres?

La noticia sobre la niña transexual de Málaga, cuyo colegio había sido denunciado por no respetar su identidad de género, a mi juicio es una de esas estrambóticas consecuencias del abuso de autoridad paterna. Que una niña de seis años tenga que ser tratada como niño por imperativo familiar, es de juzgado de guardia. No se entiende que haya colectivos profesionales apoyando semejante dislate. A los niños no les dejan ejercer su derecho a voto antes de los dieciocho, pero por el camino, podrán mantener todo tipo de relaciones sexuales; del mismo modo las chicas tendrán derecho a abortar, aunque a su vez le denieguen a ambos el acceso a bebidas alcohólicas. Y ahora también sabemos que si se lo proponen alguien les puede cambiar su identidad sexual.

No niego que puedan existir casos concretos y puntuales que llamen notablemente la atención. Pero alguien en su sano juicio puede creer que una niña de seis años tiene el concepto de género determinado de tal modo que debe ser tratada como un niño. ¿No estamos saltándonos unas cuantas barreras de sentido común?. A mí estas absurdidades me erizan el vello, porque encuentro que hay un vacío legal que permite tomar caminos irreversibles con enorme ligereza. Intentar coaccionar a un centro por discriminación, exigir la intervención de la Consejería de Educación, salir por todos los medios, es cuanto menos una boutade de una familia que presenta rasgos desquiciantes.

Una se pregunta como mínimo si no se debería esperar a cierta madurez para tomar medidas tan radicales. Pero no, “los expertos” indican que los niños a los dos años ya tienen su identidad de género determinada y vaticinan terribles consecuencias si no se trata el trastorno. No dudo que existan niñas que deseen jugar al fútbol y que prefieran el contacto con los niños antes que con otras niñas. Lo digo porque me consta que hay atracciones de tipo innato. Pero de ahí a crear un conflicto social, me temo que hay un abismo. Puede que el desconcierto de estos padres les haya llevado a tomar el camino fácil, la senda que marca la actual sociedad, donde el género cobra un papel primordial en la educación. Hoy es frecuente ver jugar a niños y niñas en el patio intercambiando roles, y también encontrar niños que evitan los juegos violentos y prefieren confraternizar con niñas. Algunos juegan con muñecas. Pero me parecería un horror que sus atracciones determinasen su vestimenta o cambiasen su identidad, sólo porque sus padres desean normalizar algo que probablemente ellos tampoco llevan muy bien.

Y me sorprende que “los expertos” recomienden el camino tomado por esos padres. En una sociedad tan tolerante como la nuestra, se puede aceptar una niña más masculina de lo normal, sin que nadie discrimine ni rechace. Lo que ya roza cualquier límite, es que unos y otros se empeñen en convertir una niña en un niño a la edad de seis años. Perdonen, pero creo que muchos experimentan en cuerpo ajeno y me parece que hay caminos sin retorno. Estamos hablando de casos muy concretos y especiales que parecen tener más de travestismo que de transexualidad. En especial porque el cambio de sexo no debería realizarse antes de la mayoría de edad. Mientras tanto, el colchón familiar será determinante para que el niño pueda aceptarse sin ningún tipo de trauma.

A mí todo esto me suena cuanto menos muy rocambolesco. Al parecer el sufrimiento de un número reducido de individuos ha llevado a crear unas asociaciones que son capaces de iniciar una batalla legal y mediática con la vida de los demás. Al menos esa es mi valoración. Curiosamente Málaga que es la ciudad donde reside el menor, cuenta con una de las nueve unidades de Trastorno de Género que existe en España. Y con este comentario no estoy invalidando la gran labor que pueden realizar estas unidades.

Anuncios

Acerca de Carmen Bellver

Colabora en los medios de comunicación aportando su visión desde el humanismo cristiano
Esta entrada fue publicada en Sociedad y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s