Recetas de Cuaresma

Mañana es miércoles de ceniza y comienza la Cuaresma. Asocio estas fechas con sabores y olores culinarios para respetar la abstinencia, albóndigas de bacalao con habitas tiernas. Una delicia. El plato fuerte de un día lleno de sobriedad. No sé ustedes pero Cuaresma en tierras levantinas es prácticamente una quimera. Coincide con las fallas y los casales están llenos de huertanos dispuestos a celebrar con fruición el goce de los placeres culinarios. Me llamaba la atención en mi infancia, cuando recorría las calles llenas de olor a pólvora y aromas de chocolate con buñuelos. Aquello se pegaba bofetadas con la austeridad del tiempo cuaresmal que oía predicar en los sermones. No hay fiesta sin comida, tanto es así, que cada año el arzobispado dispensa a los falleros de los rigores de la abstinencia.

No me pregunten qué pasa con el ayuno, porque ya entra dentro de las interioridades personales. Pero viene bien recordar que la fiesta no está reñida con la Cuaresma. Porque en realidad lo que busca este tiempo de gracia es la metanoia, la conversión del corazón, el centrarse en el Reino, como bien nos señalan los Evangelios. Es tiempo de purificación de pasiones fútiles que nos distraen de la vida más espiritual y trascendente. Es momento de hacer un plan de vida sin demasiadas pretensiones, sólo con intención de vivir más centrados en la oración y los sacramentos, en la limosna y las buenas obras. En realidad es un recordatorio de lo que debe ser la vida cristiana todos los días. Y como somos olvidadizos y nos acomodamos muy bien a la vorágine diaria, el tiempo de Cuaresma nos llama a volvernos un poco hacia adentro, para sintonizar con esa voz interior de Dios que apagamos con cientos de distracciones.

Me temo que este tiempo litúrgico tiene muy mala prensa. Penitencias absurdas, privaciones de tabaco y alcohol: fuera cervecita y tapitas. En realidad, vivir la Cuaresma no puede convertirse en un engorro anual que nos priva de la televisión o Internet. Carece de sentido privarse de algo, como si buscáramos ganar méritos por el esfuerzo personal. Si no hay transformación interior, poco hace el sacrificio. Por eso conviene recordar que es tiempo de revisión de vida. Y preguntarnos si lo que hacemos está orientado y tiene sentido. Si en nuestras prioridades se encuentran los valores del Reino por encima de los valores del mundo. Y es un buen momento para la confesión personal de nuestras miserias y pecados. Que suelen ser pequeñitos pero matones. Porque en definitiva no somos malos, más bien relajaditos y normalillos, tanto es así que nadie nos nota nuestras señas de identidad. Pasamos inadvertidos. Y eso es sospechoso. Porque se nos tiene asegurada la persecución, la calumnia y otras mil perrerías asociadas con la fidelidad a la obra de Dios.

En cualquier caso la Cuaresma nos invita a vivir más intensamente la fe en esos cuarenta días previos a la Pascua. Que nos recuerdan que también Jesús se retiró del mundanal ruido para adentrarse en el desierto personal de la soledad interior. Algo así es lo que nos pide este tiempo. Y no estaría de más que los párrocos convocasen retiros domingueros favoreciendo la oración y la meditación. Es una sugerencia que les da trabajo extra, pero cuando se trata de que todos aportemos un granito de arena, conviene recordar que lo prometido supera con mucho a lo que se ofrece.

Mis buenas intenciones para estos días van en esa dirección. Buscar momentos de silencio, de recogimiento interior, de oración. Y acercarme a la confesión como quien busca limpiar las vías respiratorias con aire puro. El resto es ya pura gracia.

Acerca de Carmen Bellver

Colabora en los medios de comunicación aportando su visión desde el humanismo cristiano
Esta entrada fue publicada en Religión y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s