El auxilio en tiempo de tribulación

Se nos pide no ser palabreros en nuestras oraciones. Dejar de vaciar nuestros egos y problemas. Hacer más silencio interior. Intensificar la escucha. Y acudir a la Palabra de Dios que siempre resulta reveladora. También cuando nos acucian problemas es bueno tomar distancia, ser menos pedigüeños y más incisivos con Dios. Podemos preguntarle: ¿por qué Señor?. ¿Qué quieres de mí?. Y callar a la espera de escuchar el susurro del Espíritu. No voy a contaros mi vida personal, pero llevo atravesando momentos de dificultad desde hace muchos años. Cada paso, ha sido una revelación. Un caminar madurando. Excepto en aquellos momentos que te encuentras dentro de un pozo y no vislumbras ninguna salida. Sólo entonces cabe el abandono en la voluntad de Dios y la elección meditada del mal menor, cuando hay que tomar decisiones difíciles. Pero el cuerpo se resiente, la mente se agita, el corazón se acelera. Y no siempre podemos dominar a la naturaleza.

Hay que saber pedir ayuda, sin agobiar con los propios problemas, pero acudiendo a resolver aquello que nos agita. Y desgraciadamente hay muchos abandonados en el mundo que no saben dónde ir, a quién acudir, cómo resolver su situación. Para todos ellos existe la figura mágica de la amistad que es fuente de consuelo. Y también la del buen consejo que proponer soluciones donde tú no las ves. Y esa es una de las obras de misericordia, consolar al triste, al afligido. Y luego están las de la caridad que apremia a ayudar a los necesitados. Hoy quiero pedir oraciones por todas esas personas con dificultades que se sienten solas, en el pozo de la desolación, sin recursos para encontrar una salida a sus problemas. Quiero pedir oraciones por ellas y por mí. Para que encontremos esos samaritanos en el camino que auxilian en tiempo oportuno.

No estamos solos. Dios nos acompaña a través de los demás. Cualquier rasgo de caridad y bondad es un reflejo del amor de Dios que se derrama como regalo precioso. Y hay muchos motivos para dar gracias, antes de hundirse en la más dura de las desolaciones. Pero también tenemos que medir nuestras fuerzas. A nadie se le debe pedir un plus de heroicidad. Si la tiene mucho mejor, pero donde no la hay, no seamos cicateros, no carguemos pesados fardos en hombros ajenos. Hemos sido enviados precisamente para liberar cargas, aliviar penas, curar heridas. Esa es la vocación cristiana.

Por eso cuando las situaciones son penosas no podemos juzgar las soluciones sin ponernos en el lugar del otro. Porque hay diferencias de matices, vivencias intransferibles. En eso el Papa Francisco es un pozo de sabiduría, tiende más a la misericordia que a la palabra fácil y sin sentido. Resulta obvio que un parado tendrá que buscar empleo, pero si sus condiciones personales, de edad o formación chocan con la acuciante crisis actual, estará condenado a no encontrarlo. No miremos su situación desde la frialdad de un jucio que desconoce el fondo de la situación. Estamos para ofrecer soluciones, para enseñar al que no sabe salir de su miseria.

Y cuando hablo del paro también tengo que referirme a la enfermedad. Nadie conoce las cruces ajenas, mejor que aquellos que están obligados a soportarlas. Por eso, duele encontrarse con un consejo fútil, alejado de toda empatía con quien sufre. Para esas palabras vanas, mejor estar callado. Acompañar en silencio y dejar que el otro se desahogue seguro que es la mejor de las ayudas.

Pues bueno, pido oraciones por mi familia y por la de tantos otros hermanos que también viven dificultades. Que el Señor os lo pague. Y gracias.

Anuncios

Acerca de Carmen Bellver

Colabora en los medios de comunicación aportando su visión desde el humanismo cristiano
Esta entrada fue publicada en Pensamientos y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s