La fiesta de la vida y la fiesta del perdón

Este fin de semana coinciden dos actos que se suman a otros muchos realizados en otras ciudades. Tomo los datos de la agencia local: VALENCIA, 28 MAR. (AVAN).- La plataforma “Valencia, Sí a la Vida” y la comisión diocesana para la Familia y Defensa de la Vida del Arzobispado de Valencia han organizado para mañana, sábado, el Día de la Vida, con una jornada festiva para familias con música, concursos y testimonios.

La jornada dará comienzo a las 17 horas en la Plaza de la Virgen, incluirá la lectura del “manifiesto a favor de la vida, la mujer y la maternidad”, testimonios familiares y de personas con discapacidad, actuaciones musicales del grupo Kénosis y los cantantes Fran Vianna y Roberto Vega.

VALENCIA, 28 MAR. (AVAN).- La Catedral, la Basílica de la Virgen de los Desamparados y la parroquia de San Martín de Valencia desde hoy, viernes, y hasta mañana, sábado, la jornada “24 horas para el Señor” convocada por el papa Francisco, según han indicado a la agencia AVAN fuentes de la Vicaría de Evangelización del Arzobispado de Valencia.

El papa Francisco ha llamado a toda la Iglesia a participar en esta jornada “como fiesta del Perdón, el perdón que el Señor nos da debe ser celebrado, como el padre de la parábola que celebró el regreso del hijo pródigo y perdonó todos sus pecados”, en palabras del Pontífice.

Son dos noticias que nos sacuden en directo del silencio al que nos tienen acostumbrados los medios. Es raro encontrar estas noticias en periódicos locales. Te tienes que ceñir a los de carácter religioso. Pero incluso en colegios religiosos, estas noticias pasan como gotas de rocío en la ventana. Apenas se destacan, apenas se publicitan, apenas se promueven.

Y parándonos un poco en esos silencios ominosos de los propios creyentes nos vendría bien recordar que estamos llamados a testimoniar la fe que profesamos. La fe al respeto a la vida y a la dignidad de la persona, en tiempos en los que se llega a abducir la mentalidad general con mensajes pro-abortistas o pro eutanasia. Quedando sólo a la voz de la Iglesia como el único defensor de la dignidad del ser humano. Que hay situaciones complicadas, límites, llenas de dolor. Desde luego, pero eso debería llevar a los gobiernos y partidos a promocionar la conciliación laboral y familiar, las ayudas sociales a los discapacitados, el cuidado de los mayores. Esa es la calidad de vida digna que defiende el cristianismo. El que se ha ocupado siempre de cuidar a los enfermos y necesitados.

Que para algunos la Iglesia no contempla los casos difíciles. Es el error que quiere justificar la abominación. Aunque todos sepamos que hay ejemplos poco loables de personas que se dicen religiosas y que faltan a la caridad. Nada justifica el fin de una vida. Si la sociedad no defiende la vida, el futuro del ser humano es la aniquilación por los mismos motivos que se llegó al Holocausto. Y hay grandes holocaustos en nuestra sociedad actual. Por eso ser progresista el defender las condiciones de vida dignas de todos, incluidos los disminuidos físicos y los enfermos terminales.

Por otra parte la segunda convocatoria nos habla de una necesidad imperiosa que se vislumbra con gran esperanza. La Iglesia es un lugar de oración y de encuentro. Y no puede ser que las encontremos cerradas. Los fieles y los sacerdotes deberían cuidar en ese aspecto de que siempre alguien estuviera dispuesto a mantener las puertas abiertas. Porque si nos limitamos a expedir sacramentos, poco evangelizaremos. La jornada del perdón con puertas abiertas durante 48 horas es un buen principio. Pero no hablar de la necesidad de ese perdón desde los púlpitos. Y no mantenerse dispuestos a rezar el breviario en el confesionario por parte de quien debe estar disponible las veinticuatro horas del día al servicio de todos. Es el ejemplo palpable al que nos han ido acostumbrando en los últimos años. Luego, no nos quejemos de que cada día hay menos gente en las Iglesias.

La jornada “24 horas para el Señor” ha sido organizada por el Consejo Pontificio para la Promoción de la Nueva Evangelización y se dirige “a toda la Iglesia, con la intención de ser capaz de crear una tradición que se repita anualmente el cuarto domingo de Cuaresma”, según palabras del arzobispo Rino Fisichella, presidente de este Consejo Pontificio.

Enhorabuena por esa iniciativa, pero que no se quede exclusivamente para el cuarto domingo de Cuaresma, porque todos los días del año son días para el Señor.

Acerca de Carmen Bellver

Colabora en los medios de comunicación aportando su visión desde el humanismo cristiano
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s