La alegría de quien se sabe en buenas manos


Cuando el dolor te rompe por dentro,
Cuando las nubes ocultan el sol,
Cuando no se ve la luz al final del túnel,
Alguien grita: ¡Aleluya!. ¡Es Pascua!.
Y vuelven las esperanzas
Y de las cenizas surgen brasas
y un bálsamo endulza las heridas
Porque tras cada cruz está la Pascua
Y entonces los ciegos ven
Y vuelven a andar los tullidos
Y se sonríe de nuevo por el don de la vida.
Ese es el milagro cristiano
El secreto oculto en vasijas de barro
Esa es la fuerza del Resucitado
Y la alegría de quien se sabe en buenas manos

Anuncios

Acerca de Carmen Bellver

Colabora en los medios de comunicación aportando su visión desde el humanismo cristiano
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s