Podemos o el sueño de una utopía

Ya dije en otras ocasiones que veo poco la televisión. Pero de entre todos los programas basura el que más me provoca es aquel que se sirve de tertulianos de un programa para lanzar soflamas en una u otra dirección. Son patéticos ejemplos de los típicos arlequines del poder. Sus fuentes de información funcionan a base de becarios y voluntarios que realizan el trabajo de documentación del que luego harán uso cuando les corresponda el turno de palabra. Pero es que además todos ellos cobran un puñado de billetes por mantener al espectador en esa tesitura que definió a la perfección Zapatero: “conviene que haya crispación”.

Lo malo es que las elecciones europeas han venido a mostrar que los políticos españoles están devaluados y no sirven para otra cosa que para provocar indigestiones de imputados que por ser aforados, pueden permitirse el lujo de seguir en la poltrona del erario público sin que se sonrojen. Del otro lado los nuevos paladines de la rebeldía tienen tras de sí una extensa cobertura. Pablo Iglesias Turón y su formación Podemos es toda una muestra de que el bipartidismo está llegando a su fin. Si han sido capaces de conseguir cinco diputados en Estrasburgo, qué no serán capaces de lograr en el futuro más próximo.

Pero me intriga la frecuencia con la que Pablo Iglesias ha entrado en escena pública y la gran cobertura que ha tenido de todas las cadenas. No se puede decir lo mismo de otras formaciones que o no saben vender su producto, o sencillamente son ninguneadas porque no hay ninguna fuerza tras ellos. Y cuando digo “fuerza” me refiero al verdadero poder. No al pin pan pun de los tertulianos que sirven para distraer al público.

El panorama no puede ser más desolador más del 44’44% de votos se corresponde con el resto de las formaciones políticas y el PP junto al PSOE representa un 55’56% de votos. Que traducido a roman paladino viene a indicar que los dos grandes partidos están en el inicio de su ocaso. Ya nadie sensato confía en ningún político de ambas formaciones. Los votos alcanzados obedecen a esa inercia que acostumbra a tener el español de elegir de ente lo malo lo menos gravoso.

Sin embargo seguirán reinventándose desde sus cenizas para seguir cortando tajada del erario público. Porque de lo que todos estamos seguros es de que la casta política vive al dictado de vaya usted a averiguar las filiaciones, sin la menor coherencia política y ya no digamos moral. Pablo Iglesias Turón representa el relevo generacional de aquellos que nacieron en la llamada Transición. Son los hijos de la bonanza económica de unos años donde todo el mundo vivía por encima de sus posibilidades. Y se daban créditos para pasar las vacaciones en el Caribe o las Caimán. Una época a la que las grandes corporaciones financieras han puesto punto final.

Lo creamos o no lo creamos, el abuso de poder de determinados grupos monopoliza la situación política de la mayor parte de los países del mundo. Y con la globalización entramos en una dinámica que hace saltar la chispa en cuestión de segundos por un determinado mensaje que cuesta días en poder contrastar con sensatez.

Y esto señores es lo que se nos viene encima en el viejo continente que cada día pasa a tener menos relevancia social. Lo queramos o no lo queramos admitir ahora vivimos al dictado de los grandes monopolios que actúan como los esclavistas del siglo XIX, comprando y vendiendo la salud, el hogar, y el bienestar de las familias al mejor precio del mercado. Son un cáncer que ningún partido político ha sabido o podido controlar.

Y sin modificar las actuales reglas de juego de esta bufonada llamada democracia, será difícil que volvamos a disfrutar de la sociedad del bienestar.

En cualquier caso a los cristianos nos queda la esperanza de que podemos y debemos ser testigos de una fraternidad que está más allá de la justicia, porque hunde sus raíces en la caridad donde la medida de equivalencia es la misericordia que está muy lejos de las actuales reglas sociales.

Anuncios

Acerca de Carmen Bellver

Colabora en los medios de comunicación aportando su visión desde el humanismo cristiano
Esta entrada fue publicada en Política y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s