La guerra que nos viene si alguien no lo impide

Lo digo con tristeza, pero es lo que presiento desde hace años. Al final nos vamos a enfrentar con el mundo fanático del islamismo, o sencillamente quedaremos abducidos y para muestra tenemos los ocho siglos largos que España fue propiedad musulmana. Y lo fue porque se aprovecharon de las divisiones internas, de los pactos con el enemigo para enfrentarse a un hermano en la fe. España es el vivo reflejo de lo que le puede pasar a toda Europa.

Mientras se silencia el genocidio de cristianos en Irak, Siria o Irán. El oriente donde surgió la fe cristiana ha sido literalmente masacrado sin que apenas se hayan inmutado las organizaciones mundiales. Ya no queda un cristiano y los que permanecen, desde luego han tenido que pasar por la conversión forzosa. Esta masacre que conculca los derechos humanos no parece afectar a las organizaciones internacionales, dispuestas siempre a mirar hacia otro lado. Todavía estamos recordando la vileza de los cascos azules en Srebrenica, como abandonaron a la población y se retiraron, posibilitando una masacre inhumana.

Y la dinámica sigue igual línea en los países que han sido crisol de culturas, donde convivieron diferentes credos sin problemas a lo largo de los siglos. Sin embargo, el enemigo más poderoso del ser humano: el fanatismo. Ha roto los moldes de convivencia en multitud de regiones Orientales, donde como Afganistán, jugaron su papel las grandes potencias, vendiendo armas sin prejuicio, hasta que su avaricia se trocó en un peligro para ellos que habían ayudado a iniciar “la guerra santa”.

Y si todas las fábricas de armamento dejaran de funcionar y no se traficase con drogas a cambio de armas, como sucede en tantísimos países. Es posible que algunos tuvieran la oportunidad de empezar a vivir en paz y armonía. Pero esto es un problema que ha ido incrementándose, a lo largo de las últimas décadas. Y el futuro pinta negro. Con alta tecnología o sin ella. El peligro real de la islamización del mundo occidental se ve venir ante la pánfila propuesta de estadistas simplones como Zapatero que proclaman una organización mundial para controlar las religiones.

Y es que algunos todavía no se dan cuenta que no se trata de una lucha de religiones, sino de modelos de vida. El siglo XXI occidental frente al 1435 que se corresponde con unos valores próximos a la edad media. Especialmente en lo que se refiere a la mujer y a la cultura occidental.

Y mientras, los panolis de turno, siguen cediendo suelo para construir mezquitas. Sin pensar en el sufrimiento de miles de cristianos que han sido y están siendo masacrados en Oriente. ¿Por qué no se les pide una reciprocidad?. ¿Por qué reciben ayudas sociales que necesitan ya urgentemente nuestra población?. Esto no es una cuestión de racismo, sino de supervivencia. Los Reyes Católicos fueron mucho más sabios que los estadistas que nos han tocado en suerte.

Desde España se están enviando terroristas a Siria, y ya tienen la nacionalidad española. ¿Nos hemos vuelto locos?. Andamos tan preocupados en los problemas locales que esta realidad aplastante, nos pasa inadvertida. Y como mucho sentimos pena del pueblo palestino en la franja de Gaza. Sin pensar que Israel lleva más de cincuenta años intentando mantenerse en un territorio lleno de enemigos. La paz es un don que sólo puede conseguirse cuando ambas partes reconocen que hay demasiada sangre derramada, que se tiene que poner punto final a la muerte indiscriminada de civiles. Que nos merecemos una oportunidad para vivir en convivencia.

No tengo soluciones, pero desde luego puedo afirmar que la gran guerra está ahí a la vuelta de la esquina. Y Europa será el primer bocado porque adolece de ganas para defender la fe y la cultura propia. Y está dispuesta a cualquier pacto, antes que pasar a aplicar lo que debiera ser una buena limpieza en toda regla.

Porque me gustaría pensar que los musulmanes europeos se han vueltos occidentales, pero es que constato día a día que ellos siguen firmes en sus costumbres y dispuestos a imponerlas por la fuerza a poco que nos descuidemos. Que Dios nos proteja.

Acerca de Carmen Bellver

Colabora en los medios de comunicación aportando su visión desde el humanismo cristiano
Esta entrada fue publicada en Actualidad y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s