Soneto de Nochebuena


Ven temblando en este frío diciembre,
a la luz de la candela del establo.
Donde al posarse una estrella siembre,
ese Dios hecho niño en un retablo.

Imagen perfecta que adoramos
en el solsticio de una noche clara
¡Cuánta ternura en una cuna amamos!
María, José y a quién estimara

porque será adorado por reyes.
Él que siendo el Rey se hizo niño,
junto a burro, pastores y bueyes.

Besar sus pies descalzos prometo
mientras canto y toco el pandero,
que en el contento allí me someto.

Carmen Bellver Monzó

Anuncios

Acerca de Carmen Bellver

Colabora en los medios de comunicación aportando su visión desde el humanismo cristiano
Esta entrada fue publicada en Libros. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s