El triunfo de La Verdad

El evangelio de hoy nos vuelve a hablar de que Jesús no ha venido a llamar a los justos sino a los pecadores.(Marcos 2, 13-17). Partiendo de que todos somos en mayor o menor grado pecadores. La fe viene a derramar la gracia de la salvación a todos los hombres. Incluso los peores especímenes de la especie tienen la puerta abierta para entrar. La conversión y el perdón de los pecados son los caminos que llevan a Dios. Nosotros como creyentes sólo somos instrumentos en manos de la Gracia. Es cierto que nos compete lidiar en buena lid la batalla del ejemplo de vida, que es el mejor modelo para la conversión.

La nobleza de corazón abre las puertas a las simpatías de otros. Se preguntan por qué se hace tal o cual cosa, ¿cómo es posible que se perdonen las injurias?. ¿Por qué rezamos por los enemigos, por quienes nos persiguen?. Es ahí cuando comienzan los interrogantes cuando Dios está obrando una transformación en el otro.

Las vidas de los conversos, de los fríos en la fe que regresan al calor de la Iglesia, siempre tienen un proceso de preguntas inquietantes. Para los ateos redomados eso no es posible. No hay ninguna inquietud, tan sólo afirmaciones categóricas, soberbias e infumables. No encuentran el diálogo oculto de la fe y la razón. Y probablemente tampoco el camino para llegar a ese diálogo con gente adecuada que les ayude, o con libros que les abran los ojos. Salvo que se opere el milagro de la Gracia que suele derrumbar montañas.

Por eso es tan importante explicar que nosotros nos consideramos muy poca cosa, de ahí que oremos con insistencia por la conversión de todos los pecadores, entre los que nos incluimos. Pero también somos el manantial que riega diariamente con plegarias por la paz del mundo, por la conciencia de los políticos, por la redistribución de las riquezas, por el bien común. Oramos y nos manifestamos, aunque siempre silencien nuestras voces los mass media, más dispuestos a destacar lo malo que lo bueno.

Y es que el escándalo hace mucho daño. Ya lo dijo Jesús “Ay de aquel que escandalizare! (Mateo 18-6). Las palabras del Papa Francisco hablando sobre la libertad de expresión, fueron manipuladas y se llegó a afirmar que el Papa había vuelto a la ley del Tailón. Por un comentario que hizo sobre quien ofendiese a su madre. Hay que ser rebuscado y malintencionado para llegar a semejante conclusión. Pero ahí esta el editorial de El País a quien ya no le cae tan en gracia el Papa Francisco.

Y es que cuando se habla en nombre de la Verdad, y no de un relativismo guay donde cabe cualquier cosa, siempre te encontrarás con “el enemigo dispuesto a presentar batalla”. Y como el mismo Evangelio indica son más astutos los hijos de las tinieblas que de la luz. La apologética o defensa de la fe dentro de los medios generalistas, apenas tiene incidencia. Sólo vemos artículos que reseñan al Papa Francisco o a la Conferencia Episcopal o a cualquier obispo. Pero nunca hay un apartado dentro de esos medios para la fe, sea cual sea. ¿No es un poco extraño que tenga que crearse digitales especializados?.

Eso da la medida de la importancia que tiene la fe en la sociedad, apenas unas notas si la noticia es el viaje del Papa a Asia; algunas si se reclama una catedral como mezquita; otras si hay un misionero asesinado en algún país. Para los periódicos generalistas las noticias religiosas son un apartado más de sucesos de actualidad. Hay poco artículo de opinión, poco columnista especializado, poco relieve para lo trascendente.

Y por contra se nos dice que estamos inmersos en un choque de civilizaciones done la fe ocupa un lugar determinado. Pero en Occidente esa fe, sea del color que sea, es un estorbo. Y lo vemos con los movimientos laicistas pro blasfemia en honor a la diosa libertad de expresión. Si cada día se aleja más el debate de la Verdad en la ciudadanía, no es extraño que los creyentes formemos un pequeño ghetto dentro de la sociedad. Nos toca llevar la luz de la fe con paz, sabiendo que el mismo Evangelio proclama que llegará un momento que parece que vayamos a desaparecer. Pero al final triunfará la Verdad.

Anuncios

Acerca de Carmen Bellver

Colabora en los medios de comunicación aportando su visión desde el humanismo cristiano
Esta entrada fue publicada en Religión y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s