Dios mío te amo, Tú eres mi salvación

Primero aparece el título, debo haberlo leído o escuchado en algún Salmo, recuerdo ahora que el Salmo 17 se le parece con una variante: Dios mio te amo Tú eres mi fortaleza. Y surge como un runrún interior. Una oración incesante que va creciendo y se repite de manera mecánica. Y ese Dios mío te amo es más un deseo, una finalidad, una búsqueda que se concreta en la segunda oración: Tú eres mi salvación.

Y así de sencilla es la oración y así de profunda. Porque reconocemos que Dios nos salva. Y le rogamos que nos aparte del mal todos los días. Deseamos amarlo y sabemos que el camino pasa por amar a los demás como a nosotros mismos. Pero ¡ay!, en ocasiones descubrimos que no sabemos amarnos tampoco a nosotros. Que nos falta mucho camino que recorrer en la súplica y en la oración. No hablo de falta de autoestima. Ni de depresiones que lleven a la anhedonia. Hablo de que la gente se pierde el respeto a ella misma en muchas ocasiones. Y eso también es una falta de amor.Te pierdes el respeto cuando te dejas llevar sin ser consciente de la presencia de Dios. Y te arrastran las cosas más comunes que te alejan de Él.

Dios mío te amo, es un grito anhelante en cualquier orante. Amo lo que representa Dios: el bien, la paz, el orden, la falta de egoísmo, de envidia, en definitiva de todo mal. Y amo su presencia en los demás y cuando reconozco la belleza en cualquier manifestación artística o terrestre. Porque también hay belleza en la bondad y en los gestos altruistas. Y vuelvo a clamar con la primera oración ¡Dios mío te amo!. Te amo también a través de esa persona que me recuerda a Ti. Te amo en la majestuosidad de un amanecer, en la sinfonía de una orquesta, en la simplicidad de un trozo de pan con jamón. Te amo en lo cotidiano y en lo magnificente.

Y vuelvo ala segunda oración: Tú eres mi salvación. En las noches oscuras, en los tropiezos del día a día. Tú eres mi salvación desde la aurora al ocaso. Y podría añadir, sin Ti no soy nada. Me fascina que cuando no quede rastro mio en esta Tierra pueda gozar del bien y del amor a tu lado. Y me enamora la idea de vivir en gracia permanente. Dios mío te amo, Tú eres mi salvación. Lo eres porque te hiciste uno de tantos, viniste a compartir nuestra suerte y a mostrar que no hay derrota si nos cogemos de tu mano. No la hay porque tras la muerte existe la vida eterna. La vida plena y verdadera.

Y ahora quiero compartir esta oración con mis lectores y que ellos le encuentren su sabor. Que la caten como un buen vino. Que la sorban gota a gota. Y notarán de inmediato la presencia de Él, su fuerza amorosa. Es algo que no falla. Una invocación que salva cuando el tiempo y la rapidez vertiginosa en la que nos desenvolvemos nos hace llegar al finalizar el día sin haber pensado en Dios ni un sólo instante. Y eso es frecuente para algunos. Otros buscamos la manera de que todos los días por la mañana, al mediodía, por la tarde y por la noche. Encontremos un pequeño momento para orar. Pero cuando eso se hace complicado, yo creo que una sencilla oración meditada, sirve para acercarnos a Dios. Una oración de tan sólo dos frases.

A muchos las oraciones vocales no les gustan. Necesitan caminar por otras rutas. Pues pese a todo les invito a que prueben con los Salmos para orar con ellos. Y para coger tan sólo dos frases y repetirlas sabiendo que estamos en presencia del Señor. Otros refieren los devocionarios clásicos. Hay ahora en Internet cantidad de recursos. Y me gustaría pensar que cuando subo al metro o al autobús y veo a la gente leyendo sus stmarphones, alguno puede que esté siguiendo la Liturgia de las Horas o recitando una oración o haciendo una comunión espiritual. Les parecerá pura fantasía, pero esa es mi propuesta de hoy, ojalá les sirva.

Acerca de Carmen Bellver

Colabora en los medios de comunicación aportando su visión desde el humanismo cristiano
Esta entrada fue publicada en Religión y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s