A vueltas con la fe adulta

Es curioso que el portal de libertad que es Internet sea fuente de tanto sufrimiento. La libertad de expresión ensalzada como diosa de la razón, se proclama vencedora en esta era informativa y des-informativa a la vez , donde se nos puede vender una fe adulta que está adulterada y que puede ser curiosamente una forma más de producir herejías en la Iglesia de manera exponencial a la velocidad de los bits.

Todos los teólogos tienen tribuna libre para publicar, editar y seguir vendiendo sus obras, sean o no sean aprobadas por la Iglesia. El aire fresco que algunos quieren imprimir a la institución eclesial está viciado de raíz, pero no importa. Se trata de crear asociaciones de supuestos represaliados por motivos diversos. Me parece peligroso dar pábulo a los teólogos disidentes. Apelar a la formación por Internet con material que ha sido o puede haber sido censurado por la Doctrina de la Iglesia.

Me preocupa como creyente que se promocionen panfletos de personas que solo se dedican a atacar a la Iglesia. Y comprendo que dentro de ese esquema también se encuentren aquellos que lo hacen fundamentándose en la teología. Sólo que me preocupa que se vaya a formar creyentes que están siendo inducidos a no creer en la Doctrina oficial de la Iglesia. Yo diría que eso es deformar creyentes.

Cuando se lee que todo es opinable y que los dogmas son lo único intocable a una le viene la risa irónica porque ha visto como cada uno de esos dogmas eran vapuleados desde esas mismas tribunas. Si la Iglesia pierde la unidad en lo fundamental y se convierte en un reguero de sectas apologéticas de su propia doctrina, estamos verdaderamente ante un cisma espantoso.

Por otra parte estos señores suelen coger dos o tres firmas que verdaderamente tienen prestigio para unirlas en un tótum revolútum con otras que no se sabe bien de qué van. Se supone que una pagara las consecuencias de este artículo con la moneda del ostracismo. Porque está visto de qué pie cojean todos estos componentes de la fe adulta. Mezclados entre sí, una tienen la duda de si por propia voluntad o por utilización de sus publicaciones como reclamo para dar cierto prestigio.

Tal vez vaya siendo hora de que nos posicionemos claramente y dejemos que esa supuesta libertad de expresión mezcle churras con merinas con tanta frecuencia que es difícil distinguir las piezas de calidad. Personalmente me siento un poco dolida con este acaparamiento de disidentes más discretos unos, más desvergonzados otros. Más formales algunos y totalmente idos la mayoría.

Si la verdadera teología está en manos de estos señores. Yo estoy muy lejos de sus posturas y cada día más próxima a la fe custodiada por la Iglesia, con toda su podredumbre humana. Que por cierto también se da entre quienes se proclaman defensores de la fe adulta.

Me quedo con la simplicidad predicada en el Evangelio una y otra vez. Fue la soberbia y el deseo de sabiduría el primer pecado del ser humano. Es por eso bastante serio que profesores cesados de sus cátedras y teólogos censurados por heterodoxos pueden formar un lobby para marear la perdiz. Pero allá cada uno con sus querencias. Yo procuraré mantener las mías lo más claras posibles. Y desde luego seguiré siendo una bloguera al lado del Papa, creyendo que su primavera es una mera continuidad y que las reformas fundamentales de la Iglesia comienzan por las personas. Siguen por las instituciones y finalizan siempre otra vez podridas por la misma dinámica del mal en el mundo.

Por eso cualquier teología debe apelar a la santidad de vida y si no lo hace, a mi me sobran sus soflamas y sus opúsculos, sus libros y sus comadrejas de amigos. Aprovecho para despedirme por si no puedo escribir durante cierto tiempo. Con dolor por saber que se apoya a determinados personajes a los que he visto ciscarse en lo más sagrado. Tal vez eso de mucho prestigio progresista, pero el progreso nunca estuvo en el error, sino en la Verdad. Y si les preguntan qué es la Verdad probablemente se laven las manos como Pilatos. Saludos a todos.

Anuncios

Acerca de Carmen Bellver

Colabora en los medios de comunicación aportando su visión desde el humanismo cristiano
Esta entrada fue publicada en Religión y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s