La exégesis a favor del colectivo gay

Ariel Álvarez Valdés, abandonó el ministerio sacerdotal para dedicarse a la teología sin presiones. Tras haber sido llamado al orden y renunciando a las retractaciones que le hacían. Amigo de sus amigos, muchos de ellos en la misma situación irregular de no hacer caso a la Santa Sede y viajar por libre en el mundo del pensamiento, tiene según Wikipedia un largo historial de enfrentamientos en sus obras sobre la visión Tradicional de los Evangelios.

1. Dios no manda los males ni el sufrimiento a los hombres, porque lo que “redime” es el amor, no el dolor.
2. Los milagros existen, pero en ellos no se suspenden las leyes de la naturaleza, ya que éstas no se conocen totalmente.
3. El libro de Job es un libro precristiano, que no contiene la respuesta definitiva al tema del sufrimiento. Esta la trae Cristo.
4. Los primeros capítulos del Génesis (Adán y Eva, Noé y el diluvio, etc), no contienen historia en el moderno sentido de la palabra.
5. La idea de la virginidad de María “durante el parto” está basada en los Evangelios apócrifos. Su parto debió de haber sido normal, como el de cualquier muchacha.
6. La narración del ángel que habló con María en la anunciación es un género literario. En realidad Dios habló con ella en su corazón, como con nosotros.
7. La virgen María no puede aparecerse “físicamente” a nadie, porque ya no tiene cuerpo material. Se trata de “visiones”. Si fueran “apariciones”, todos la verían.
8. Los estigmas no son signos de santidad, ni provienen de Dios, porque Dios no puede provocar lastimaduras físicas que hagan sufrir a la gente.
9. La fe en la resurrección no implica necesariamente la separación del alma y el cuerpo. Ésta es una explicación, pero no un dogma

Cada uno de estos puntos daría para mucho. Pero ahora su exégesis se ha centrado en lo que más gusta al colectivo gay: La curación del criado del centurión. Y ha publicado un artículo sobre el tema. No es de sorprender que quien vive de escribir y de dar conferencias sea capaz de alargar un tema tan trillado en varias páginas. Si nos retrotraemos a la vida pagana de los romanos la relación homosexual era habitual. Pero afirmar que los personajes del Evangelio mantenían esa relación, podría dar por elucubrar que Jesús también era homosexual, en definitiva no se le conoce relación con ninguna mujer y, los Evangelios hablan del discípulo amado, como dándole una categoría especial.

Dar vueltas sobre estos temas es de gran importancia para el colectivo gay que quiere ser amado por Dios tal y como son. Algo que el Papa Francisco no desmiente. Dios ama a todos por igual, pero no el pecado. Y los actos de sodomía lo son en sentido tradicional, según las escrituras. No así el amor, que puede establecerse y se establece en personas del mismo género. Distinguir entre una cosa y otra es lo que muchos intentan expresar en sus investigaciones y estudios. Por lo pronto Ariel Álvarez ha tomado el camino sencillo y fácil de apoyar al colectivo gay y sus pretensiones, que no dejan de afectar a la propia antropología del ser humano.

Con todos mis respetos por este biblista que desmitifica, por ejemplo,. el Diluvio Universal. Cabría añadir que a lo largo de la historia hay suficientes relatos en otras culturas que hablan de lo mismo. También existen elucubraciones sobre la destrucción de Sodoma y Gomorra y nadie ha sabido rebatirlas, aunque imagino que para Ariel Álvarez seguirán siendo cuentos de niños.

Mi postura en cambio es la de la Iglesia que se manifiesta a favor de la historicidad de los Evangelios pero no de su manipulación interesada. Por ello afirmo con la misma que

1. Dios sí manda los males y sufrimientos, porque el dolor es redentor.
2. En los milagros, sí se suspenden necesariamente las leyes de la naturaleza.
3. El libro de Job no fue superado con la venida de Cristo.
4. Los capítulos de Génesis 1-11 sí contienen historia.
5. Aunque la idea de la virginidad de María “durante el parto” está basada en los Evangelios apócrifos, debe mantenerse como un dogma de fe.
6. la figura del ángel de la anunciación debe tomarse como un detalle histórico y real del evangelista Lucas.
7. La virgen María se aparece “físicamente” a quienes la ven.
8. Los estigmas vienen de Dios, y son señal de santidad de una persona.
9. Al morir una persona, se separa el alma del cuerpo; y el alma va al encuentro de Dios, mientras el cuerpo espera la resurrección.

De la misma manera cuestiono la investigación de Ariel Álvarez sobre la homosexualidad del centurión. El amor no tiene por qué ser necesariamente gay y quien lo haya vivido así, lo comprende fácilmente. La postura me parece una más de la fáciles divulgaciones que esperan los colectivos homosexuales para colar ruedas de molino en todos los estamentos sociales. Y con esta manifestación ya sabemos que pasamos a estar estigmatizados como homófobos. Pero la Verdad es la que es, con independencia de lo que quieran contarnos los demás.

Anuncios

Acerca de Carmen Bellver

Colabora en los medios de comunicación aportando su visión desde el humanismo cristiano
Esta entrada fue publicada en Sociedad y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a La exégesis a favor del colectivo gay

  1. Silveri Garrell dijo:

    Me llamó la atención en donde caen muchos incluso los obedientes a Roma, en cuanto dice que el primer capítulo de Genesis no es historia verídica. Cierto que no podía con sus otros errores más graves dejar de caer también en este donde se han caído hasta la mayoría de obispos actuales.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s