Exaltación de la Cruz


Ya suenan los tambores,
se oye la algarabía.
Cerca de mí ha pasado
su tez sombría y serena
lleva una corona de espinas

Ahora a un lado, ahora a otro
la marcha va caminando
En las palmas de las manos
dos clavos largos y recios
y en el pecho una herida
tan profunda y dolorosa
que quema en carne viva.

Ya suenan los tambores,
se oye la algarabía.
Cerca de mí ha pasado
su tez sombría y serena
lleva una corona de espinas

El Nazareno se entrega,
en el signo de la cruz
la estampa es de belleza
teñida de sangre buena,
y en el silencio se oyen
clarines de duelo y llanto.

Ya suenan los tambores,
se oye la algarabía.
Cerca de mí ha pasado
su tez sombría y serena
lleva una corona de espinas

Es el Hijo de Dios vivo
que esta tarde en su agonía
redime al hombre viejo
para hacer nacer del dolor
un mundo nuevo y eterno.

Ya suenan los tambores
se oye la algarabía
Cerca de mí ha pasado
su tez sombría y serena
lleva una corona de espinas.

Carmen Bellver Monzó

Anuncios

Acerca de Carmen Bellver

Colabora en los medios de comunicación aportando su visión desde el humanismo cristiano
Esta entrada fue publicada en Pensamientos y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s