Del Via Crucis al Via Lucis


El nombre latino Via Lucis (Camino de la Luz) es una devoción cristiana que fomenta la meditación sobre la Resurrección de Jesucristo. Todas las estaciones se basan en hechos registrados en los cuatro evangelios y en los Hechos de los Apóstoles.

Al igual que el Vía Crucis conmemora la Pasión de Jesús y siguiendo su esquema. Se incluye en cada Estación una lectura de la Escritura, una breve meditación y una oración. Acompañadas por el canto de uno o mas versos de un himno.

Según se nos recuerda: En el verano de 1988, el Padre Sabino Palumbieri, Profesor de Antropología en la Universidad Salesiana de Roma, propuso la creación de un nuevo conjunto de las estaciones, centrado en la Resurrección y los acontecimientos posteriores de la misma, a fin de hacer hincapié en lo positivo, la esperanza de la historia cristiana que, aunque no ausentes de las Estaciones de la Cruz, está oculto por su énfasis en el sufrimiento. La primera gran celebración pública de esta devoción fue en 1990, tras lo cual ganó un mayor valor.

En diciembre de 2001, la Santa Sede promulgó un Directorio sobre la Piedad Popular y la Liturgia, que elogió el Via Lucis de la siguiente manera:

Un piadoso ejercicio del llamado vialucis se ha desarrollado y extendido a muchas regiones en los últimos años. Siguiendo el modelo del VIA CRUCIS, los fieles meditan sobre las diversas apariciones de Jesús – de su Resurrección a su Ascensión – en las que muestra su gloria a los discípulos que esperaban la venida del Espíritu Santo (cf. Jn 14, 26, 16, 13-15; Lc 24, 49), el fortalecimiento de su fe, sometidos a la finalización de su enseñanza sobre el Reino y definirse con mayor precisión la estructura sacramental y jerárquica de la Iglesia.
A través del vialucis, los fieles recuerdan el acontecimiento central de la fe – la Resurrección de Cristo – y su discipulado en virtud del Bautismo, el sacramento pascual por el que han pasado de las tinieblas del pecado a la brillante luminosidad de la luz de la gracia (Cf. Col 1, 13; Ef. 5, 8).
Durante siglos, el viacrucis involucraba a los fieles en la Semana Santa, sobre todo en la Pasión, y ayudó a fijar los aspectos más importantes en su mente. Análogamente, el vialucis, cuando se celebra con fidelidad al texto evangélico, puede transmitir eficazmente a los fieles la comprensión del segundo momento del evento pascual, es decir, la Resurrección del Señor.

El Vialucis es potencialmente una excelente pedagogía de la fe, ya que “per crucem ad lucem” [a través de la cruz (uno viene) a la luz]. Usando la metáfora de un viaje, el vialucis pasa de la experiencia del sufrimiento, que en el plan de Dios es parte de la vida, a la esperanza de llegar al verdadero fin del hombre: la liberación, la alegría y la paz que son esencialmente valores de la Pascua.

El Vialucis es un estímulo potencial para la restauración de una “cultura de la vida”, que está abierta a la esperanza y la certeza que ofrece la fe, en una sociedad que a menudo se caracteriza por una “cultura de la muerte”, la desesperación y el nihilismo.

.
Según estas fuentes las catorce estaciones siguen este esquema:

Primera estación: Jesús resucita y conquista la vida verdadera (Mt 28: 5-6).
Segunda estación : Dos mujeres seguidoras de Cristo encuentran su sepulcro vacío. (Jn 20: 1-8)
Tercera estación: Jesús resucitado se aparece a María Magdalena (Jn 20: 14-18).
Cuarta estación: Jesús se aparece en el camino a Emmaus (Lc 24: 10-30).
Quinta estación: reconocen a Jesús resucitado al partir el pan (Lc 24: 30-35).
Sexta estación: Jesús resucitado se aparece a los discípulos en Jerusalén (Lc 24: 36-40).
Séptima estación: Jesús resucitado da su paz a los discípulos y el poder de perdonar pecados (Jn 20: 19-23).
Octava estación: Jesús resucitado refuerza la fe de Tomás. (Jn 20: 24-29).
Novena estación: Jesús se aparece en el mar de Tiberíades (Jn 21: 1-12).
Décima estación: San Pedro le reitera su amor a Jesús. (Jn 21:15-19).
Undécima estación: Jesús resucitado envía a los discípulos (Mt 28: 19-20).
Duodécima estación: la Ascensión de Jesús (Lc. 24:50-53).
Decimotercera estación: María y los discípulos esperan en oración la venida del Espíritu Santo (Hch 1: 12-14).
Decimocuarta estación: La venida del Espíritu Santo, llamada Pentecostés (Hc. 2: 1-13).

Basándome en el Evangelio de este domingo he acudido a las fuentes de catholic net para copiar la novena estación, de manera que quien no conozca la devoción pueda tener una idea de la misma:

NOVENA ESTACIÓN JESÚS FORTALECE LA FE DE TOMÁS.

Tomás no estaba con los demás apóstoles en el primer encuentro con Jesús resucitado. Ellos le han contado su experiencia gozosa, pero no se ha dejado convencer. Por eso el Señor, ahora se dirige a él para confirmar su fe.

Del Evangelio según San Juan 20, 26-29

Comentario

Tomás no se deja convencer por las palabras, por el testimonio de los demás apóstoles, y busca los hechos: ver y tocar. Jesús, que conoce tan íntimamente nuestro corazón, busca recuperar esa confianza que parece perdida. La fe es una gracia de Dios que nos lleva reconocerlo como Señor, que mueve nuestro corazón hacia Él, que nos abre los ojos del espíritu. La fe supera nuestras capacidades pero no es irracional, ni algo que se imponga contra nuestra libertad: es más bien una luz que ilumina nuestra existencia y nos ayuda y fortalece para reconocer la verdad y aprender a amarla. ¡Qué importante es estar pegados a Cristo, aunque no lo sintamos cerca, aunque no lo toquemos, aunque no lo veamos!

Oración

Señor Jesús, auméntanos la fe, la esperanza y el amor. Danos una fe fuerte y firme, llena de confianza. Te pedimos la humildad de creer sin ver, de esperar contra toda esperanza y de amar sin medida, con un corazón grande. Como dijiste al apóstol Tomás, queremos, aún sin ver, rendir nuestro juicio y abrazarnos con firmeza a tu palabra y al magisterio de la Iglesia que has instituido, para que tu Pueblo permanezca en la verdad que libera.

Anuncios

Acerca de Carmen Bellver

Colabora en los medios de comunicación aportando su visión desde el humanismo cristiano
Esta entrada fue publicada en Religión y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s