Entrevista con el Padre Martín Gelabert sobre la novela Al Amanecer de la vida

Con motivo de la presentación del libro Al Amanecer de la Vida en el Ámbito Cultural de Valencia, del Corte Inglés, el próximo día 1 de junio. Uno de sus ponentes, el padre Martín Gelabert, dominico Provincial de la orden de la provincia de Aragón y profesor de teología, ha respondido amablemente a unas preguntas:

¿Qué impresiones nos podría trasmitir sobre el libro Al amanecer de la vida?
Bueno pues a mi es una novela que me ha gustado, porque de alguna manera nos reenvía a un pasado reciente que sigue teniendo una gran actualidad . En este sentido yo creo que no es una novela de tipo histórico, como ahora está tan de actualidad, pero de alguna manera también tiene retazos de ficción histórica que son aplicables concretamente a muchos hechos recientes pasados y actuales.

En la novela se refleja el ambiente de la transición con el marco incomparable de Valencia como fondo. Sale la Facultad de Teología ¿Qué recuerdos le sugiere aquellos tiempos?.
Bueno yo no estuve en los primeros años de la Facultad de la Teología , vine un poco posterior, pero era unos tiempos de mucha animación y mucho interés donde todo el mundo estaba muy ilusionado, ahora también. Yo creo de que en aquellos comienzos había una mayor relación entre los profesores, no porque ahora no estemos relacionados, pero me parece que hablaban más se veían más, tomaban café con más frecuencia que ahora.

¿Y con los alumnos también?
Hoy sigue siendo muy buena la relación con los alumnos, entonces era buena y ahora también. En esta Facultad nuestra es una de la claves la relación con los alumnos. Evidentemente como en todas partes hay algunos que se llevan mejor con unos que con otros, pero yo nunca he tenido ningún problema con ninguno.

En el libro se afirma que la asistencia social en España ha estado en manos de la Iglesia hasta que llegó la democracia y se convirtió en una profesión laica. Esto se corrobora a lo largo de la historia , me podría dar algunos retazos sobre el tema.
A ver, es verdad que el tema asistencial en hospitales, escuelas, ancianos, pobres, esto ya desde el siglo IV de forma clara ,La Iglesia ha hecho una labor de suplencia o si no de suplencia una labor de acogida de toda esta gente necesitada. Y es cierto que a medida que ha ido progresando la sociedad y que los Estados se han organizado mejor y han contado con más dinero pues a lo mejor ahora cuentan con más medios. Es probable que los hospitales del Estado tengan aparatos más modernos que los que puedan tener los privados. Es posible, también es verdad que la gente valora mucho la dedicación la atención y la cercanía del personal. Y no cabe duda que las monjas, las religiosas que se han dedicado a labores hospitalarias no miran el reloj a la hora de cumplir si han cubierto las ocho horas. Pero no solo en las religiosas sino en muchas enfermeras que se toman esto de modo vocacional. Se ve que hay que hay gente que va a cumplir y otros tienen mas dedicación. Y lo mismo en los colegios, yo estoy convencido que nosotros podemos competir en calidad de enseñanza y es posible que se pueda medir que hay chicos que pasan las pruebas de acceso. Pero bueno yo creo que que ser los mejores en lo profesional pero dar un plus en la manera de tratar a la gente y detrás de esto tiene que estar el evangelio de una manera explícita e implícita siempre. Tenemos que actuar con unos criterios evangélicos de honradez, de justicia y de amor No sé si esto está en la novela, aunque si que detrás de Sor Aurelia hay todo un personaje y detrás del dominico también hay un personaje que trata de acercarse a los necesitados que incluso han sido heridos por la Iglesia.
Pero en todas partes hay gente corrupta, probablemente no hay ninguna institución que haya hecho más autocrítica propia de una Institución que la Iglesia. No hay ninguna Institución que haya pedido perdón por los errores del pasado que en todo caso hay que situar históricamente. Si nos ponemos ha hablar de esto, la inquisición era cosa de los dominicos, pues no, la inquisición era cosa de todos.
Estaban implicadas todas las órdenes religiosas. Esto era como aquí en España a partir de la democracia quien no tenía carnet del sindicato no servias para nada. O como en tiempo anterior se afiliaban a la falange.

P. Martín, por último el libro se posiciona pro vida en un momento donde la banalidad del ser nonato ha llegado a extremos inhumanos. ¿Qué nos dice al respecto?.
Es un libro que toma partido a favor de la vida y es una novela suficientemente honrada para reconocer que los aviones que salían de Valencia a Londres pues eran quienes podían pagar el billete y el hospital pero eran por ahí los que se las daban de santos varones o santas mujeres. Pero evidentemente es un libro que reconoce que el aborto viene de lejos. El aborto es un asunto tan antiguo como la historia Hay un escrito en el siglo II de un autor anónimo la carta a Dioneto que dice “nosotros los cristianos no abortamos”. Yo creo que siendo el aborto el problema, lo grave de la situación de hoy es que esto se ha considerado como un derecho social

Acerca de Carmen Bellver

Colabora en los medios de comunicación aportando su visión desde el humanismo cristiano
Esta entrada fue publicada en Libros y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s