Análisis electoral a la luz de la esperanza

España queda fragmentada y el bipartidismo va camino de desaparecer. Era lo esperado. Demasiados años de mentiras y corruptelas, de promesas incumplidas. Queda ahora la inexperiencia de los partidos emergentes, que si se quieren llevar el gato al agua romperan el esquema democrático. Es prometedor y al mismo tiempo asusta pensar que en vez de ponerse a gobernar vuelvan a tirarse los trastos a la cabeza sin ningún sentido de Estado.

La variación en toda España da que pensar y mucho. La generación del cambio ha llegado al relevo y la experiencia de quienes debieran ayudarles no sirve de gran cosa, dados sus antecedentes, y nunca mejor dicho.

No quiero entrar en comunidades que se van a romper como un puzzle y a radicalizar al estilo del Frente Popular. Es lo peor que podía suceder y se va a dar a no ser que el sentido común de esos mismos jóvenes afile los cuchillos para cortar donde hay que cortar, sin extremismos radicales que asusten a inversores y hundan más la economía.

Pero este es el nuevo panorama social al que debemos acostumbrarnos. Y ayudar donde podamos para que las fuerzas políticas gobiernen con estabilidad y sin rencores. El pueblo quería cambio, ya no podía soportar más las condiciones a las que la crisis económica de banqueros y políticos ha llevado al país.

Podemos soñar con mayor transparencia, con idealistas que no se dejan comprar, con verdaderos políticos que regeneran las instituciones. Podemos pensar que hoy tenemos un sueño donde hay esperanza y fuerza para salir adelante. Estaremos pendientes de aquí a las elecciones generales viendo con lupa qué hacen estos nuevos alevines de la política y cómo se mueven en las instituciones locales.

De todo ello tendremos la ruta a seguir para las elecciones generales. Donde ya el cambio sea completamente total y puede que muchos partidos históricos sucumban en el vacío del ostracismo ganado a pulso. Ahora viene la capacidad de diálogo y regeneración a prueba de fuego. Si no es posible en las Comunidades Autónomas tocadas por la nueva ola generacional, mal pintará el futuro. De ellos depende ahora, y de la generosidad de quienes deben retirarse con gallardía, dejando la puerta abierta y no agarrándose a la poltrona para seguir succionando de la teta del Estado.

Nos hemos levantado con otra España que veíamos venir. La han estado fabricando a pulso por ignorar al electorado y no tener coherencia política. Lo que hoy recibimos es la herencia de la Transición. Y se abre una puerta a una nueva fase. Que prevalezca el sentido común por encima de ideologías caducas y sueños quiméricos.

Sigue haciendo falta un partido nacionalista que no rompa España como se está dando en cierta región del país. Un partido que una y de orgullo de ser español, pese a las peculiaridades diferentes. Pero si lo que tenemos son más partidos locales que hacen de la diferencia su seña de identidad. Es seguro que la fragmentación del país llevará a la hecatombe. Y no será posible el diálogo, ni saldremos adelante sino que marcharemos pasito atrás, al pasado remoto. No cultivemos ese caldo pestilente. Y volquemos lo mejor de estos años para construir en positivo, aprendiendo de los errores.

Anuncios

Acerca de Carmen Bellver

Colabora en los medios de comunicación aportando su visión desde el humanismo cristiano
Esta entrada fue publicada en Política y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Análisis electoral a la luz de la esperanza

  1. José Antonio Ibáñez Marqués dijo:

    (Carta al Sr. Presidente del Congreso de los Diputados)
    Distinguido Sr.:
    El pasado año 2014, en la significativa fecha 18 de julio (San Federico), le envié una carta con referencia al proyecto de ley de asistencia jurídica gratuita. «BOCG. Congreso de los Diputados», serie A, número 84-1, de 7 de marzo de 2014. Incluía mi libro: “El griterío”.

    A estas alturas y en la también significativa fecha del 14 de abril (San Tiburcio y San Valeriano –hermanos y mártires) le vuelvo a escribir no sólo interesándome por el estado de la tramitación de la nueva ley de justicia gratuita –imagino que estarán muy influenciados por el contenido de mi envío– así como para proponerle una modificación definitiva y crucial quizá para que pueda mantenerse, de alguna manera, un mínimo de ligerísima confianza en el actual y extraño (que no representa nunca a la mayoría) sistema democrático por parte de la gran mayoría de la población. La petición, que le ruego traslade en mi nombre (y supuestamente en el de todos y cada uno de los ciudadanos que vienen a pensar de este modo) a la Comisión de Peticiones del Congreso de los Diputados es la siguiente:

    Sabido es que la práctica mayoría de la población de este país desconfía del actual sistema democrático implantado por ley pero no de la democracia en sí. Aún dicen creer en ella pero no se sienten representados. ¿Porqué? La explicación es muy sencilla: La ley de partidos políticos establece ciertas normas de muy fácil cumplimiento. De hecho existían en España en el año 2006 más de 3000 partidos perfectamente legalizados según me comunicaron por entonces cuando hice una consulta sobre la posibilidad de registrar un nuevo partido de carácter, digamos algo “semirrevolucionario”: el P.A.S.E. (Partido Abstencionista Sin Escaño) Este partido funciona a nivel mundial desde 2006, pero no se trata de un partido político propiamente dicho que haya sido configurado con objeto de competir contra otros partidos con fuerte fundamento económico. De hecho es el único partido que no necesita ni presidente, ni secretario, ni tesorero. Solo promueve el derecho de cada uno de los ciudadanos que NO VOTAN a que respeten su decisión de no participar en el gobierno del país en una forma perfectamente correcta: la de tenerles en cuenta de manera proporcional a su nivel de NO PARTICIPACIÓN en forma de ESCAÑOS VACIÓS. No es lo mismo que propuso en su día Ciudadanos en Blanco, ni lo que proponen ahora Escaños en Blanco. Ellos pretendían y/o pretenden, erróneamente, que para llegar a conseguir un limitado número de escaños vacíos la gente les tiene que votar, sin tener en cuenta que el mero hecho de votar –ya sea en blanco o nulo– supone añadir participación y aceptar cualquier cosa que pueda resultar en las urnas. Si esto se respetara el ahorro correspondiente sería enormemente justo. Las sesiones más cortas, con mejores acuerdos.

    Atentamente: José Antonio Ibáñez Marqués. Hospitalet de Llobregat a 14 de abril de 2015

    (Respuesta del Congreso de los Diputados):

    Teresa Orjales Vidal
    La Directora General
    del Gabinete de la Presidencia
    CONGRESO DE LOS DIPUTADOS

    Madrid, 19 de mayo de 2015

    Estimado sr. Ibáñez:

    En nombre del Presidente del Congreso de los Diputados, Excmo Sr. D. Jesús Posada, acuso recibo de su carta del pasado 14 de abril que por su contenido se ha hecho llegar a la Comisión de Peticiones del Congreso de los Diputados, a los efectos oportunos.

    Atentamente,

    (firma ilegible)

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s