De la indignación al cambio

Ha llegado el cambio, ciertamente. Pero un cambio que no haga reflexionar a los dos grandes partidos seria casi como un suicidio colectivo. PP y PSOE pueden haber sido las fuerzas más votadas en muchas Comunidades, pero la indignación ha ganado y con ella un deseo irrefrenable de dar la vuelta al calcetín. De que desaparezca el olor a alcantarilla del panorama político. Y también huele a revuelta popular generalizada a nivel mundial sobre el poderoso lobby financiero que tiene secuestradas las democracias. España hoy es un polvorín y el piloto de pruebas de lo que pueda suceder en otros países de la Unión Europea.

Aquí nos aplicaron los recortes con toda su crueldad. Aquí siguieron gobernando aforados sin ningún escrúpulo de conciencia. Aquí nos vendieron la recuperación económica de no se sabe bien quién, porque la realidad es que las bolsas de pobreza han aumentado. Que la clase media ha sido casi aniquilada. Y que el reparto ha ido hacia los más poderosos.

Gobernar para seguir beneficiando a unos pocos en detrimento de muchos fue el caldo de cultivo de los indignados, que ahora ya tienen voz y voto, escaño y poder para consolidar propuestas. Pero sería un error que esas supuestas manos limpias pretendan olvidar a los votantes del PP y PSOE que son millones. Hay que pactar y dialogar. Hay que negociar y tener cintura. Y no embrutecer el panorama social preparando ya unas elecciones para otoño con las espadas en alto.

La reflexión general es obvia. La voz del pueblo no puede dejar de ser escuchada. Y esa voz hoy es determinante para la formación de gobierno en muchos municipios. Lo creamos o no, la situación preocupa fuera de nuestras fronteras. Allí donde nos miran con lupa y donde pueden volver a sumirnos en la más absoluta miseria.

Dependerá de la capacidad de liderazgo de los nuevos alevines aquello que pueda suceder. Pero hoy por hoy EL PP y el PSOE deben adoptar otro talante y abrirse a la negociación. Me duele especialmente la situación de algunas comunidades que han caído en el radicalismo, llevadas de la mano de esos millones de indignados a los que se les ha prometido el cielo.

Y no existe ese paraíso en la tierra, no se construye sin la buena voluntad general. Al contrario puede que hoy comience la batalla por la destrucción de todo aquello que habíamos construido. Que se derrumben los pilares de la podredumbre sería un soplo de aire fresco. Pero que se levanten las barreras y los peajes, podría llevarnos a un punto sin retorno.

El Sr. Rajoy ha perdido y el Sr. Sánchez ha perdido. Son dos formas de gobernar que deben revisar bien sus diferentes partidos. Porque la sombra de la indignación está pisando fuerte y viene creciendo con fuerza. De esa sombra son responsables ambas formaciones políticas y como mayoritarias en el panorama social, debieran profundizar a fondo que ha muerto un modelo político y debe resurgir de sus cenizas otro que no sea más de lo mismo.

Y por favor no me vengan con milongas de recuperación económica. Hay demasiada miseria y paro para que vayamos creyendo en cifras que sólo son eso, números sin corazón. El Papa Francisco lo ha dejado muy claro, el sistema económico corrupto aboca a la indignidad a los hombres. Y está en nuestras manos cambiar esos sistemas. Roguemos porque sea así y el bien común se eleve sobre la rabia y el desasosiego.

Si los grandes inversores se van de España porque ésta ya no es rentable. No duden que escaparan hacia países donde puedan seguir depredando sin cortapisas. Por eso el derecho internacional debe ser hoy la moneda que rija una ciudadanía global. Donde los poderosos no puedan quedar exonerados de su responsabilidad al dejar hundido en la miseria un país. Hoy la economía global permite la fuga de capitales en cuestión de segundos. Que un Estado sepa manejar los hilos para que ésto no suceda es la primera de las medidas a adoptar.

Anuncios

Acerca de Carmen Bellver

Colabora en los medios de comunicación aportando su visión desde el humanismo cristiano
Esta entrada fue publicada en Política y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s