Despedimos el mes de María

Hoy celebremos la Santísima Trinidad, pero hemos pasado por todo el mes de mayo sin advertir por mi parte que alguien le haya dedicado ningún post a la Virgen. Creo que casi soy la única en este portal que ha hablado de María en varias de sus advocaciones en alguna ocasión. Yo soy muy fiel a mis primeros amores y la Madre de Dios que figura como una de las primeras presencias de las que estoy prendada durante años. Intento rezar el rosario a diario y lo considero una escalera de meditación del Evangelio. María ha estado presente siempre en acontecimientos importantes de mi vida. Mañana presentaré en Valencia mi último libro Al amanecer de la vida y he visto que figura en el santoral la advocación de Ntra. Sra. de la Luz, a ella me acojo para que el libro y el acto sean también luz para nosotros.

María fuente de gracias y virtudes sin igual. Representada en miles de imágenes, querida como madre y amiga, compañera fiel en todas nuestras fatigas. Esperanza nuestra cuando clamamos hacia ella. En la tradición cristiana muchos padres y doctores de la Iglesia la ven como la “nueva Eva”, libre de pecado. Y dispuesta a interceder por todos los pecadores. Ella creyó que nada es imposible para Dios (Lc 1, 37) y en sus innumerables apariciones sigue insistiendo que la oración todo lo puede.

Según el Catecismo 2097 Adorar a Dios es reconocer, con respeto y sumisión absoluta, la “ nada de la criatura”, que sólo existe por Dios. Adorar a Dios es alabarlo, exaltarle y humillarse a sí mismo, como hace María en el Magníficat, confesando con gratitud que El ha hecho grandes cosas y que su nombres es santo (Lc 1, 46-49). La adoración del Dios único libera al hombre del repliegue sobre sí mismo, de la esclavitud del pecado y de la idolatría del mundo.

María es la madre a quien dirigirse en total confianza ya que todo lo que se le pida en nombre de su Hijo promete alcanzarlo. Claro que la fe en estas cuestiones son algo muy personal, pero no dudemos que tenemos una gran intercesora a quien acudir.

2674
Desde el sí dado por la fe en la anunciación y mantenido sin vacilar al pie de la cruz, la maternidad de María se extiende desde entonces a los hermanos y a las hermanas de su Hijo, “que son peregrinos todavía y que están ante los peligros y las miserias” (LG 62). Jesús, el único Mediador, es el Camino de nuestra oración; María, su madre y nuestra madres, es pura transparencia de él: María “muestra el Camino”, ella es su signo, según la iconografía tradicional de Oriente y Occidente.

2675 A partir de esta cooperación singular de María a la acción del Espíritu Santo, las Iglesias han desarrollado la oración a la santa Madre de Dios, centrándola sobre la persona de Cristo manifestada en sus misterios. En los innumerables himnos y antífonas que expresan esta oración, se alterna habitualmente dos movimientos: uno engrandece” al Señor por las “maravillas” que ha hecho en su humilde esclava, y por medio de ella, en todos los seres humanos (Lc 1, 46-55); el segundo confía a la Madre de Jesús las súplicas y alabanzas de los hijos de Dios, ya que ella conoce ahora la humanidad que en ella ha sido desposada por el Hijo de Dios.

Pues bien pasado este mes de María, en la que son innumerables las oraciones que se invocan hacia ella. Llegamos a Junio donde el Sagrado Corazón de Jesús y de María volverán a ser presencia gozosa en nuestras advocaciones. Figuras un tanto difuminadas por la modernidad pero a las que la Iglesia sigue reservando un lugar en la liturgia.

No queria dejar pasar este mes sin recordar a María por quien siento un filial afecto. Y por dar a conocer a los demás que las devociones no son actitudes pusilánimes, como muchos pretenden hacernos creer, sino fuente de todo tipo de gracias y bendiciones.

Acerca de Carmen Bellver

Colabora en los medios de comunicación aportando su visión desde el humanismo cristiano
Esta entrada fue publicada en Catecismo y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s