La deriva de Sor Forcades

Por fin sor Forcades se ha atrevido a exclaustrarse, eso si, al parecer con los permisos necesarios, para dedicarse a la actividad socio-política que tanto le atrae. Desde las primeras denuncias a las farmacéuticas hasta su viaje a Gaza y su inclusión en el Procés Constituent y la afinidad con Ada Colau, ha recorrido un largo trayecto mediático. ¿Será este el nuevo modelo que se le ofrece a la iglesia como mujer consagrada?. Alguien que interpreta la clausura como un compromiso con el mundo que no queda escondido en el locutorio o entre los muros del convento. Alguien que saca su formación médica y teológica a la calle, que muestra tener ideas, más allá de las devociones de San Benito y el orat y laborat medieval. Alguien que rompe esquemas en todos los sentidos y a quien no sabemos bien como clasificar. Puesto que en este caso si que parece que el mundo sea para ella más importante que su claustro. O que entienda que la mujer religiosa debe ser un nuevo modelo de Santa Juana de Arco, dispuesta a liderar ejércitos para combatir no se sabe bien qué. Aún a riesgo de terminar en la hoguera como la doncella de Orleans.

Porque ahora no tenemos inquisición y tampoco sabemos si ella tiene visiones espirituales de carácter específico que la determinen a llevar la línea por donde está derivando. Pero todos sospechamos que esto puede tener un final trágico en la vida espiritual de la monja benedictina y que la hoguera en sentido figurado sea su desenlace fatal.

En su caso parece claro que el nacionalismo periférico catalán y una nueva economía son sus sueños por ahora meramente quiméricos Aunque tal vez den en el talón de Aquiles del nuevo orden mundial, ese que todos llevamos anunciando desde hace años, y que nos lleva directamente a la esclavitud laboral y a la falta total de democracia pese a que se vote cada cuatro años.

Teresa Forcades está cruzando todas las fronteras. Se ha atrevido a postularse a favor del aborto y la homosexualidad en la Iglesia y ahora salta hacia el vacío en manos de una formación política, abandonando el claustro. Una se pregunta y reflexiona ante este fenómeno que reinterpreta la vida religiosa. Y como sabe que Teresa tiene un verbo fluido y cierto camaleonismo televisivo, es inevitable preguntarse hasta dónde está dispuesta a llegar. Y si va a seguir utilizando el paraguas de la Iglesia para fomentar su proyecto político.

El fenómeno de la exclaustración provisional no le cuela a nadie. Aquí la mayoría opina que cuelga los hábitos aunque astutamente se presente como algo temporal. No es lo mismo exclaustrarse para cuidar de un padre que salir rumbo a Gaza y presentarse como opción política en su terruño. Son cosas que no casan bien entre sí. Y de ello nos lamentamos estos días.

Seguiremos viviendo la deriva humana de esta mujer que recaló un día por casualidad en un monasterio y descubrió a Dios. Hoy ese Dios parece devolverla al mundo para que lidere unas utopías, que pueden haber surgido de los Evangelios y de la doctrina social de la Iglesia, pero que en la práctica se alejan mucho de ambas. No se pueden mezclar peras y manzanas. Y lo que hoy hay en Cataluña es un maremágnum que tememos derive hacia la fatalidad.

Mientras, las monjas de Iesu Communio siguen aumentando en vocaciones y rechazando a los medios, aunque todos las veamos como un nuevo modelo de vida religiosa. No parece que en Burgos la madre Verónica apoye la implicación en la vida política de las monjas, aunque entre ellas también destaquen licenciadas en diversas ramas del saber.

Todo este revuelo proyecta a la mujer en la Iglesia a un primer plano que hasta hoy nunca tuvo. Lo que salga a partir de aquí ya es más que dudoso. Uno debe saber donde situarse en cada momento y cuál es su prioridad en la vida. Que Teresa Forcades decida optar por el mundo no es una mala opción, salvo que antes nos ha estado mareando con sus hábitos y modelitos de toca pantalón, hasta llevarnos al absurdo. Que hoy nos enfrenta a un paroxismo político religioso que antes nunca se había visto.

Acerca de Carmen Bellver

Colabora en los medios de comunicación aportando su visión desde el humanismo cristiano
Esta entrada fue publicada en Sociedad y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a La deriva de Sor Forcades

  1. Emilia Justina Sánchez Pérez dijo:

    Mis padre siempre me enseñaron :”No se puede estar en misa y repicando ” .Querer se el niño en el bautizo ,la novia en la boda y el muerto en el entierro ..mala cosa .Mejor no seguir porque me sale la “vena castellana y no paro

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s