El impostor

Conozco gente que ama los libros tanto que nunca jamás será capaz de leer en un kindle o en otro aparato electrónico. Necesitan tener en la mano el tocho de páginas, subrayan, remarcan, van hacia atrás. Y sobre todo le gusta el tacto del libro y de las hojas. Pero la realidad se impone y es como pasar de escribir a mano a hacerlo directamente en el ordenador. Leer un e-book tiene también su encanto, te cuenta cuanto dura el tiempo de lectura: 6h 21 minutos en El Impostor de Javier Cercas. Un libro que no engancha al principio, que se demora demasiado en circunloquios y que al final se hace larguísimo. Lo he repasado ahora al finalizar la lectura y veo que juega con el lector que lo lleva por los caminos literarios paso a paso. Es un libro de escribidores donde se mezcla ficción y realidad, porque la historia que nos cuenta es real y porque la cuenta haciendo de ello un ejercicio literario.

Sin embargo, el libro nos lleva por muchos lugares comunes. A quién le interesa la historia de un impostor, de alguien que engaña durante tres décadas a toda la sociedad española haciéndose pasar por deportado de un campo de concentración nazi. Y no obstante Cercas se mete dentro de la historia y la va destripando desde el pasado remoto hasta la actualidad, mezclando los tiempos de narración y tratando de explicarse por qué Enric Marco fue capaz de llevar aquella doble o triple vida que llevo durante décadas. Una historia real que ahora se ha convertido en literaria.

Y leyendo el e-book echaba en falta volver atrás, repasar el capítulo anterior. Que se puede hacer con facilidad, pero sin la solidez del libro. Una regresa capítulo atrás y con el marcador va señalando las páginas. Puedes subrayar, puedes anotar. Puedes hacer lo que quieras. Pero con un libro como el de Javier Cercas, la realidad es que pasas de la guerra civil al 2013 en cuestión de páginas. Porque va y vuelve y gira sobre el personaje que da nombre a la novela El Impostor, Enric Marco no es ficción es un personaje real y la historia que nos cuenta Cercas mete hasta su propia familia en el libro. Pero además es que nos habla del Quijote y de Alonso Quijano. Y una se vuelve a impresionar con el dominio de la técnica narrativa. Con ese ir y venir del pasado al presente, de lo que fue a lo que va a ser. De sus indagaciones para escribir un libro que a la vez está escribiendo. Todo muy literario, insisto. Y eso no es nada fácil en un libro biográfico como éste donde se cuenta la vida de un personaje tan peculiar.

Por eso me gustaría releer el libro en formato de papel , para explorar sensaciones. Y ver si me cuesta tanto entrar en la novela como me costó en el libro electrónico. Luego la he disfrutado, me he reído con los truco literarios y la estructura construida con una solidez epatante. Porque lo curiosos es que de pronto te encuentras en la Transición y con la CNT reconstruida y al cabo de otro capítulo estás en plena posguerra con un Enric Marco viviendo como mecánico, acoplado al sistema y sin ningún tipo de problema para subsistir, más allá del que tuviera cualquier vecino de la década de los cincuenta. Y al rato Cercas se vuelve remolón con sus soliloquios sobre las pesquisas que está logrando averiguar de Enric Marco. Un impostor al que le reconstruye su historia, pero no al estilo biográfico sino al más puro y complejo estilo literario de un escritor como Cercas que ya domina el registro, que se lo ha apropiado y sale y entra de la historia con gallardía.

De manera que cuando he finalizado no he tenido más remedio que ir capítulo a capítulo viendo como ha construido la novela, para gozar de aquello que me había costado tanto leer y no porque el estilo sea complicado o el tema aburrido. Es que hay ocasiones en que cuesta entrar en materia, como se suele decir. Y seguir la pista de este impostor a través de tantas décadas se hace un poco tedioso. Al menos esa ha sido mi impresión, sin que le reste mérito al libro que lo tiene y bien ganado. Pero en cuestión de gustos, como los colores, los hay de cualquier condición.

El impostor es un ejercicio literario con una biografía que Cercas ha convertido en novela. Y lo ha hecho de un modo muy personal y hasta original, no cabe duda. A algunos este libro les has encantado. A mi me ha costado leerlo, a veces, me he esforzado en seguir las peripecias de Marco y de Javier Cercas tras su presa. Aunque una finalmente no sabe bien quien ha sido apresado si el narrador o el personaje real de Enric Marco, porque ambos han convivido dentro de la historia como Alonso Quijano convivía con el Quijote. En cualquier caso no dejen de leer la novela sobrevuela por parte de la memoria histórica de España y de acontecimientos tan recientes que una no deja de pensar dónde está el límite entre la ficción y la realidad.

Anuncios

Acerca de Carmen Bellver

Colabora en los medios de comunicación aportando su visión desde el humanismo cristiano
Esta entrada fue publicada en Libros y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s