Y llegó la Ley Mordaza

En este país se ha cometido contra la ciudadanía todo tipo de tropelías que llevaron a las protestas surgidas con la crisis económica. Gracias a esas protestas la alarma social se disparó hasta cuotas jamás vistas con anterioridad. Se crearon plataformas contra los desahucios, surgió el 15 M y a raíz del mismo partidos que hoy nos representan en Ayuntamientos y Comunidades. Pues bien el día 1 de julio entra en vigor la ley de reforma del Código Penal, llamada Ley mordaza, donde se restringe el derecho de reunión, manifestación y expresión. Todo ello destinado a frenar las protestas surgidas con la crisis y que podemos resumir en unos cuantos actos que ahora serán punitivos, con multas de miles de euros.

Por ejemplo la ocupación de la vía pública contra lo dispuesto por la ley. Cabe preguntar qué ley y si la mera presencia pacífica de un grupo de personas reivindicando algo supone una infracción.

El reenvío de mensajes de protestas en redes sociales, so pena de sufrir el mismo castigo que los organizadores, aún si haber acudido a la protestas. Dice que también se considerarán organizadores o promotores quienes por publicaciones o declaraciones de convocatoria de las mismas, por las manifestaciones orales o escritas que en ellas se difundas, por los lemas, banderas y otros signos que ostenten o por cualquiera otros hechos. No sé si podremos colgar post como el de hoy.
Y así hasta un número indeterminado de normativas que pueden convertirte en infractor de la ley. Como colgar fotos o difundir vídeos de autoridades o policías, si supone un peligro para su seguridad personal o familiar. Cabría preguntarse quién define el peligro o cómo se mide?.

Ya no se podrán encerrar en oficinas bancarias, recuerden a los preferentistas afectados por la colocación de productos financieros complejos que todavía hoy están en los juzgados.

Tampoco se podrán escalar edificios y colgar pancartas. Imagino que sí, las del orgullo gay, pero no las de Greenpeace.

Ojo a las convocatorias por What’s up. Prisión de hasta un año de cárcel, según la nueva redacción del Código Penal.
Más que una Ley de protección a la ciudadanía se tiene la impresión de que es una Ley que blinda los atropellos y deja indefensos de protesta a los sujetos pasivos de esos atropellos. Ojo con estas Leyes que nos traen la sensación de que estamos cada día un poco más encerrados entre rejas, aunque andemos por la calle en aparente libertad.

No se puede coartar la voluntad popular de ese modo, porque hemos visto que esta protestas y altercados si han tenido sus consecuencias. Y hoy están sentados en el banquillo muchos de quienes hasta esa fecha se encontraban de perfil ante cualquier tipo de denuncia, sin que se tomaran medidas contra ellos.

Triste día el 1 de julio, que nos lleva un paso atrás intentando controlar a la ciudadanía

Acerca de Carmen Bellver

Colabora en los medios de comunicación aportando su visión desde el humanismo cristiano
Esta entrada fue publicada en Sociedad y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s