Grecia y el referéndum de la dignidad

Cuando la miseria se agazapa en un país como Grecia, surge la picaresca y el trapicheo, pero también aparecen los buenos samaritanos, que llevan oxígeno a una población en crisis humanitaria. Esto es lo que ha hecho que se hayan abierto 60 farmacias sociales en todo el país, donde la medicación es gratuita. Lo cuenta Irene Hernández Velazco en El Mundo. Hay más de tres millones de griegos sin derecho a ninguna prestación sanitaria, pero se han llegado a acuerdos con centros que prestan analítica y radiografías gratuitas. Esta es la otra cara de la moneda en un país donde incluso disminuyen las prestaciones de Seguridad Social con los recortes y ves como el medicamento que necesitas ya no está a tu alcance. Medicamentos que suponen la vida o la muerte en muchos casos y que también sufren de impotencia por lo abusivo de los precios para lograrlos. Precios que pueden llegar a los 15 €, necesarios para la comida del día.

Que se cuenten esta cosas reconcilia con la humanidad. Porque estos samaritanos se abastecen de donaciones y consiguen llegar allí donde el Estado ya no cubre nada. Aunque a ellos esto de la caridad no les gusta por eso afirma en la entrevista: “no se confunda: no somos buenos samaritanos, aquí no hacemos caridad. Somos un grupo de lucha política que combate la austeridad y las políticas deshumanas que nos han impuesto”, sentencia Souliotis, quien como la inmensa mayoría de sus compañeros el domingo votó ‘no’ en el referéndum celebrado en Grecia.

Un referéndum que ha supuesto un movimiento más en las piezas del tablero de ajedrez de la Unión Europea, sin que sepamos medir bien todavía sus consecuencias. Alegría por el no, como modo de expresar el desacuerdo a perder la soberanía de una país, pisado por la bota de la Troika. Y mientras los cajeros siguen donando escasos 60 € para sobrevivir al día, queda claro que esta población no ha querido arrodillarse. Y eso puede costarles muy caro, sin embargo, están dispuestos a todo.

Puede que surjan nuevas formas de solidaridad alternativa en todos los sentidos. Y que estas nuevas fórmulas nos sorprendan por su creatividad y bonhomía. Estamos asistiendo a una crisis tan fuerte que apenas nos damos cuenta de sus futuras repercusiones. Esto es un no ante una invasión de medidas dictadas por los poderes de turno. Una rebelión de los pobres hacia los ricos. Un enfrentamiento que puede volver a poner sobre la mesa que el sistema tal y como está diseñado no da más de sí. Que hay que reformar las estructuras financieras. Y que los países deben saber gestionar su deuda, sin duda, pero con propuestas racionales.

Grecia también está inmersa en la corrupción. Y ahí es donde más se debe trabajar por parte de los actores políticos del momento. No se entiende que su presupuesto militar sea el doble del de cualquier otro país europeo. No se entienden ciertas medidas populistas. Y los bancos no suelen jugar a perder su dinero. De modo que los préstamos serán inviables para este país. Lo que repercutirá negativamente en el desarrollo de la economía y llevará sin duda a más paro y más hundimiento de empresas.

Y sin embargo, ahí está Dimitris Souliotis, gestionando una farmacia gratuita. Y tantas otras obras anónimas de solidaridad autogestionaria que van surgiendo al calor de este verano crítico en todos los sentidos para Europa.

Anuncios

Acerca de Carmen Bellver

Colabora en los medios de comunicación aportando su visión desde el humanismo cristiano
Esta entrada fue publicada en Política y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s