La información como negocio

“La verdad deja de ser importante cuando la información es un negocio”. Es una frase rotunda atribuida en la red a diversas personas, por lo que la voy a dejar como anónima, pero con la reflexión consiguiente. La verdad como negocio funciona en todos los partidos políticos. Por eso hemos visto sus contradicciones. Prometer un día algo que más tarde dejaron de realizar. O bien realizaron y habían dicho que nunca lo harían.

La Verdad como negocio es cuando en la política lo que cuentan son los votos, y nunca el programa, de manera que hoy prometo algo que mañana no cumpliré y además justificaré de manera taxativa.

En periodismo la verdad como negocio es lo burdo, los políticamente correcto. Ambos son la cara de una misma moneda. De un lado se busca la noticia que de titulares, que suponga índices de audiencia sin importar las fuentes o la veracidad de las mismas. De otro lado, se informa de aquello que debe informarse, no de la realidad, no de la verdad, sino de la consigna, de lo políticamente correcto.

Estamos viendo noticias que son abrumadoras, que necesitan una larga reflexión y sin embargo, sobrevuelan los minutos y pasan sin pena ni gloria. Que los terroristas islámicos hayan bombardeado una fragata egipcia, es aterrador. Debería dar lugar a largas y sesudas reflexiones. Sabemos cuántos son los cruceros de recreo que surcan el mediterráneo. Si los islamistas tienen misiles pueden cometer una atrocidad en segundos. Pero hablar de esta noticia provocaría un efecto perjudicial sobre los intereses turísticos del mediterráneo. Algo que ya sucedió con la masacre de Túnez y que no queremos que se vuelva a repetir.

Sin embargo, la verdad es que este verano nos inunda la ola de calor y esa es la noticia de todos los días. Además de la crisis griega, de la que nadie explica cómo ha pasado a retar a la Unión Europea, para luego asumir sus condiciones. Nadie explica que los países de la Unión hemos perdido soberanía en función de los intereses de la Troika, esa tríada cuyos hombres de negro imponen la política social y económica a los países, sin que nadie vaya a ruborizarse.

Y así, podemos pasar del titular donde todos están con Grecia, y su postura de jaque a los aplausos generales por haber aceptado las condiciones finalmente impuestas. Da vergüenza ajena leer titulares anteriores al acuerdo y los de ahora. Con la misma frialdad con la que nos encontramos con los acuerdos de Irán sobre su política energética, que al parecer ha dejado temblado a Israel y que supone de facto, un alivio de la zona, pero también una inyección económica que no sabemos cómo va a ser gestionada por este país islámico.

La verdad como negocio es la falta de análisis mesurado sobre los acontecimientos. Y tiemblo al pensar que la Alcaldesa de Madrid tiene sus propios métodos para que la verdad no salga a la luz con taquígrafos, sino con medias componendas que hablan muy mal de lo que entiende por libertad de expresión.

La verdad como negocio es el periodismo que apoya determinadas propuestas y hace lobby sobre una materia en concreto. Sin dejar que sus lectores sepan que se cuece en las alcantarillas de sus redacciones. Pero estamos en tiempo estival donde las serpientes de verano son moneda común, y donde hay más negocio que verdad. Como dice el Papa Francisco es precisamente esa la causa de todos nuestros males, supeditar la economía por encima del bien común. Buscar el beneficio a costa de lo que sea. La palabra competitividad es un demonio que sobrevuela el capitalismo esquilmando la bondad de los corazones y dejándoles tan fríos como a Ángela Merkel cuando explica a una niña palestina, que no se puede dar asilo político a todo el mundo.

Los corazones de piedra han hecho que la verdad deje de ser importante cuando la información se ha convertido en un negocio.

Anuncios

Acerca de Carmen Bellver

Colabora en los medios de comunicación aportando su visión desde el humanismo cristiano
Esta entrada fue publicada en Pensamientos y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a La información como negocio

  1. Le saludo desde Honduras! Me ha gustado mucho su “post” de este día! Nosotros estamos pasando por una crisis política, en donde se hace negocio diariamente a costa de duras “realidades”; otras veces se hace mofa o circo! Lo peor de todo es que ya no sabemos a quien creerle. Los medios se venden al mejor postor, y en su búsqueda de negocio, sacrifican a muchos, ocultando la verdad y protegiendo a grupos de poder.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s