Carmena se pregunta por qué se van de putas los hombres

Esta frase se ha colado en la sesuda intervención de Carmena, en el congreso ‘Cambio climático y nuevas formas de esclavitud moderna’, organizado por la Academia Pontificia de Ciencias Sociales en el Vaticano. A continuación su propuesta ha sido introducir la educación sexual en las escuelas. Y todos sabemos la línea que sigue esa educación sexual que fomenta la promiscuidad y el hedonismo y separa el acto sexual del amor.

Lo de por qué se van de putas determinados varones es todo un estudio sociológico que no tiene nada que ver con la educación sexual. Es sabido que la prostitución es el oficio más viejo del mundo. Y hoy no es exclusivo de mujeres, también afecta a los hombres. Por otra parte, vender los favores sexuales por dinero es una cuestión de mala suerte en algunas mujeres, de falta de formación moral en todos los casos, y de promiscuidad fomentada por una cultura del hedonismo. De eso, me temo que no ha hablado Carmena.

Estamos siendo bombardeados para tener si o si relaciones sexuales de cualquier manera y por motivos banales. Se trata sólo de satisfacer el impulso sexual del varón y también de la mujer.

En la cultura católica las relaciones sexuales fuera del matrimonio no están bien vistas, se consideran pecado. Pero llevamos años fomentando el adulterio y las relaciones prematrimoniales, desde el cine y la televisión. Y todavía Doña Carmena se pregunta por qué se van de putas los hombres.

Señora mía, los hay de muy diversa condición. Por puro morbo. Por hábitos mal adquiridos. Por buscar novedades. Algo que lleva en muchos casos a parafílias y todo tipo de aberraciones. La tan sobre dimensionada Cincuenta sombras de Grey arrasa en los cines y es leída con deleite, formando parte de una aberración sexual de la que debería instruirse pero en otra dirección.

Los hombres se van de putas, y las mujeres se convierten en objeto sexual. La cuestión moral desaparece a favor de un bombardeo mediático que convierte el acto sexual en algo ocasional y banal. Donde el vacio del hombre y la mujer están abocados a ser la moneda corriente en este tipo de relación.

Porque el hombre que se va de putas, no sólo busca sexo, sino que en definitiva es un pobre insatisfecho que no ha encontrado su realización personal y emocional. No ha sabido formar una pareja y en el caso de tenerla sufre un síndrome del que debiera tratarse. Pero eso nada tiene que ver con educar sexualmente a los niños, que es una manera de adoctrinar sobre el hedonismo que personalmente me produce pavor.

Hay parejas que solo funcionan en la cama, y de lo que debiera tratarse es de que las parejas lleguen al matrimonio para funcionar en todos los sentidos. Mejor sería una educación afectiva y emocional, frente a tanto pansexualismo barato que lo que ha conseguido es que el inicio de las relaciones sexuales se adelante a edades más tempranas, con los consiguientes problemas emocionales en muchos casos. En otros, tendremos que reconocer que cuentan su iniciación al sexo, como los cretenses se preparaban para la vida adulta, con un especie de halo heroico que a mi juicio carece de fundamento. Pero ahí está Carmena y otras formaciones políticas en otras zonas geográficas cuyas ediles cuentan su iniciación sexual sin ningún tipo de pudor. Al fin y al cabo ahora forma parte de un acto profiláctico.

Anuncios

Acerca de Carmen Bellver

Colabora en los medios de comunicación aportando su visión desde el humanismo cristiano
Esta entrada fue publicada en Actualidad y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s