El pluralismo en la Iglesia

He leído con interés a Juan José Tamayo en su disertación sobre el pluralismo en la Iglesia, allá por el 2010. Pero como siempre, me he quedado con las ganas de que me hablara de algo espiritual y no meramente sociológico. Por ejemplo que la santidad es la norma que rige la vida cristiana y a lo que debe aspirar cualquier creyente. Me gustaría que hubiera hablado de algún tema espiritual, pero se ha quedado en lo anecdótico retratado en cuatro corrientes:
1.- Catolicismo cultural
2.- Catolicismo integrista
3.- Catolicismo institucional
4.- Catolicismo crítico.

Como ir uno por uno sería tedioso me remito al artículo del citado Tamayo para que pueden observar su pensamiento. Yo me inclino a subrayar algunos aspectos de su catolicismo crítico:

– El dogma divide, separa
– la ética acerca, une en torno a un proyecto común.

Este sería un punto muy interesante y desde el que podríamos deducir que para él la religión es una mera ética que une en torno a un proyecto común. Pero para llegar a esa conclusión antes Tamayo ha sentado las bases contra ese catolicismo cultural, integrista e institucional. Que forma parte de nuestra Iglesia y que merece cierto respeto, al menos así me lo parece.

Creo que su catolicismo crítico asume muchos puntos que la Iglesia está tratando y trata, pero no desde una oposición destructiva sino desde el diálogo constructivo. Y no comparto sus puntos rígidos y estructurados sin demasiado piedad hacia lo que cada uno de los cuáles representa.

El catolicismo crítico en general representa una serie de lugares comunes que no han llevado a ninguna lugar desde el Concilio Vaticano II. Muchos de esos lugares han sido y están siendo tratados por la iglesia institucional y por el catolicismo cultural, con notables avances. Porque no nos olvidemos que cualquier parroquia se ocupa de muchos puntos de los que trata el catolicismo crítico de Tamayo. Pero desde luego, no estamos por la labor de dividir a la Iglesia en sectores, sino más bien de aglutinar.

Y la pregunta es, tiene por objeto esta disertación de Juan José Tamayo de aglutinar o sólo de dividir. Lo digo con preocupación, porque tras su persona se focalizan una serie de grupúsculos que llevan años bombardeando a la Iglesia. Aunque ellos se consideren Iglesia, sus presupuestos generales están muy lejos de la misma. Están más por un protestantismo que por la catolicidad a la que tienen verdadera aversión. Bata leer esta aportación de Tamayo para concluir que su catolicismo crítico no habla para nada del sentido de conversión personal y transformación espiritual del que sí trata el catolicismo institucional, tradicional y cultural.

Anuncios

Acerca de Carmen Bellver

Colabora en los medios de comunicación aportando su visión desde el humanismo cristiano
Esta entrada fue publicada en Religión y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s