La actualidad nos secuestra

La actualidad secuestra nuestras vidas. Queremos saber qué pasa en el mundo y nos parece que estar al día es devorar el universo mediático que nos rodea. Pero la realidad va mucho más allá de quien está con quién. Cosa que personalmente me es indiferente. La realidad es que hay noticias que duran una semana y desaparecen, como si el problema se hubiera esfumado. Y sin embargo, las guerras siguen ahí, los muertos y refugiados, están ahí. Los que huyen del conflicto siguen llegando a nuestra civilizada Europa.

Y una se pregunta por qué no se sigue informando sobre los asesinatos de cristianos en las zonas del islamismo extremista. Por qué no se refleja que hay una persecución sistemática de todo lo católico que avanza solapadamente en las legislaciones de los países. Guerras, leyes, que son noticia un día y al siguiente se desvanecen como si nunca hubieran existido.

La actualidad secuestra nuestras vidas, nos hace ver en una pantalla sólo aquello que se quiere contar. Pero seguimos preocupados por los griegos, sabemos que no han superado su crisis y que el país está en bancarrota. Y aunque hoy ya no se hable apenas de ellos, son el ejemplo de la dictadura financiera mundial. Del nuevo Orden que se impone a pasos agigantados. Y que puede devorarnos a nosotros, aunque se empeñen en vendernos que hemos superado la crisis. Nadie en su sano juicio se lo cree porque sabemos que la pantalla de plasma sirve para adoctrinar a las masas en lo que desean que sea escuchado.

Nos conmovemos por la muerte del león Cecil. Protestamos por las corridas sangrientas de los toros. Por la caza inmisericorde de ballenas. Pero nuestro pequeño corazón no sangra cuando descubrimos que el aborto asesina miles de niños al año, ni que sus trocitos son usados por las multinacionales como los nazis usaban las pieles de los judíos para cremas y bolsos. El escándalo de Planned Parentood no conmueve a la humanidad, porque apenas se ha publicitado.

La actualidad secuestra nuestras vidas, nos imponen la figura de un Papa que se sacude el protocolo y que le importa más la relación humana que la curia. Pero cuando habla de la misericordia habla también de la confesión de los pecados. Y eso ya no es noticia, ya no entra dentro de la agenda de lo guay. La revolución tranquila del Papa Francisco consiste precisamente en haberse desabrochado el corsé en el que estaban encerrados los Papas en la curia, pero no ha modificado ni un ápice lo doctrinal. Y esa actualidad no se difunde, ni tiene repercusiones en los titulares. Pero está ahí presente.

Como está presente nuestro futuro con la sublevación catalana dando jaque a las instituciones el próximo 27 de septiembre. Y ese problema se difumina en los rotativos y telediarios. Hasta que vuelva a entrar en el ojo del huracán mediático. Tal vez para entonces todo esté hecho añicos.

La actualidad secuestra nuestras vidas. Pero si no vemos las noticias, no sucede nada a nuestro alrededor. Seguimos con la rutina diaria, ocupados de nuestros pequeños mundos que tenemos que resolver día a día. Esas pequeñas agendas son la realidad que da sentido a nuestra existencia. Los amigos con quienes conversamos, la familia a la que nos dedicamos. Esa actualidad que no es noticia es la que sostiene al mundo. Porque el trabajo y la familia de millones de seres, mantiene vivo este planeta.

No son los financieros y aristócratas del papel cuché quienes marcan la agenda mundial con sus fiestas y acontecimientos trasmitidos como eventos específicos en las noticias. Son los pequeños e insignificantes individuos del día a día, quienes ponen el combustible en nuestro coche; cablean el Internet por las casas; instalan aparatos de aire acondicionado; recogen la uva; transportan las mercancías que llegan a los mercados. Ellos son también la actualidad secuestrada, lo cotidiano borrado del mapa, la noticia que no es noticia.

Pero no olvidemos que detrás de cada titular, sigue habiendo todo un mundo que se nos escapa. Financieros que están imputados por delitos que todavía colean y que sólo se nombran pero no se explican con detalle. Ni se implica a todos aquellos que ocultos a la luz de los focos también son actualidad secuestrada.

Anuncios

Acerca de Carmen Bellver

Colabora en los medios de comunicación aportando su visión desde el humanismo cristiano
Esta entrada fue publicada en Actualidad y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s