Nunca se ha excomulgado a los divorciados y vueltos a casar

Difícil lo tiene el Papa Francisco en el Sínodo de la Familia para conciliar a los divorciados y vueltos a casar con la Tradición. La misericordia es la norma de conducta del actual Papa. Pero no es misericordia esconder la realidad del pecado, lo es saber juzgar con entrañas amorosas situaciones que han sido complicadas. Pero para eso, tal vez los tribunales de la Iglesia tengan que tener una mayor permisividad. La pregunta fundamental siempre es la misma. ¿Los divorciados y vueltos a casar han acudido antes a la nulidad?. ¿Y si esta no era posible?. ¿Qué puertas les abre el Papa cuando su matrimonio canónico no ha sido anulado?. En teoría están viviendo amancebados, son por tanto adúlteros. No han respetado el sacramento y las promesas matrimoniales. Y no pueden comulgar. Que no es lo mismo que estar excomulgados.

Sí, ya sé que no todo el monte es orégano. Pero también sé que la sociedad civil se impone a la religiosa con sus usos y costumbres. Hoy en día hay muchas parejas que ni siquiera se casan por lo civil. Hay problemas en las relaciones humanas de las que en verdad no somos jueces. Pero la primera misericordia es la de no mentir. El Papa no puede aceptar la comunión de los divorciados, porque en teoría están en pecado. Otra cosa diferente es que estos divorciados se acerquen a la eucaristía, sin que lo sepa el párroco. Como se acercan tantísimos sin estar en condiciones de comulgar. Pero de una frase determinada se ha llegado a decir que el Papa admite la comunión de los divorciados. Lo cierto es que una vez más se está intentando influir para que se abran las puertas a los divorciados y puedan comulgar. Lo que haría el sacramento del matrimonio un contrato civil. Difícil explicar a la gente que el camino elegido por un matrimonio es el de la unión para toda la vida, en santidad y con ayuda de la gracia.

Difícil digo, porque se impone la realidad social de matrimonios deshechos y vueltos a rehacer con niños por medio, a los que se les sustrae de la educación religiosa. Es obvio, nadie puede predicar aquello que no cumple. Y esos niños, son inocentes, y es en los que pensaba el Papa al expresar que los divorciados no están excomulgados. Nunca lo estuvieron. El pecado de adulterio no conlleva la excomunión. Otra cosa es dilucidar si están o no están en gracia de Dios. Cosa en la que yo no me atrevo a pronunciarme, porque puede que tengan una fe profunda y sincera. Y ante esos casos puntuales y muy contados con los dedos, es en los que se está pensado en el Sínodo de las Familias.

Y el problema como siempre es que hablamos de la misericordia de Jesús pero olvidamos que su perdón siempre estaba condicionado a no pecar más. Por otra parte hay citas donde se habla claramente del adulterio y se le condena sin paliativos. Rechazar a los divorciados es un problema porque merecen respeto y comprensión. Y porque no se trata de alejar del Reino de Dios a los pecadores, sino precisamente de atraerlos a la Vida Nueva.

El camino que los lleva de vuelta a la Iglesia pasa por ahora por una buena confesión y por el propósito de enmienda. Pero tal vez la Iglesia en los tiempos que corren deba velar una pastoral con los divorciados en los que aunque no puedan comulgar, si puedan recibir ayuda espiritual. No es plato de buen gusto que a quien se ama y ha construido una familia se le considere en permanente pecado. Tampoco lo es que a sus hijos se les sustraiga de la educación religiosa, porque ellos mismos se autoexcluyen de la vida dentro de la Iglesia. Ya digo que lo tiene difícil el Sínodo de la Familia y que tal vez todo obedezca a que las nulidades en la Iglesia necesitan un buen reciclaje.

Estaría bien que en derecho canónico se hablase de que el adulterio es causa de nulidad, lo era en tiempos de Jesús. Los malos tratos también debieran ser causa de nulidad. Y no sigo porque no me atrevo en materia que desconozco. Pero que quede claro que la Iglesia jamás ha excomulgado a un divorciado y vuelto a casar.

Anuncios

Acerca de Carmen Bellver

Colabora en los medios de comunicación aportando su visión desde el humanismo cristiano
Esta entrada fue publicada en Religión y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s