El viaje del primer Papa americano al Nuevo Continente

Nunca sabemos el alcance de la visitas de los Papas a los diferentes países. Pero se intuye que tras las mismas, las huellas de Pedro quedan marcadas en el pavimento de las reuniones diplomáticas con los grandes mandatarios de cada país.

Cuba y Estados Unidos han permanecido en conflicto durante decenas de años y fue el Papa Juan Pablo II quien empezó a limar asperezas entre ambos países. Benedicto XVI también viajó a la isla para entrevistarse con los dignatarios cubanos y abrir las puertas de la Iglesia en la perla del Caribe. Ahora le toca al Papa Francisco, que como no puede ser de otra manera, reafirmará en la fe a los católicos de la isla. Y continuará con sus maniobras diplomáticas a favor de las relaciones entre EEUU y Cuba y la finalización del bloqueo económico de gravísimas consecuencias para la economía cubana.

No menos importante va a ser su visita a EEUU donde canonizará al beato Fray Junípero Serra apóstol de las tierras con raíces hispanas en California y que remueve la leyenda negra de España con la conquista Americana, de carácter tan integrador y mestizo, frente al cruento trato de los americanos de origen anglosajón que jamás intentaron colonizar sino más bien aniquilar y segregar a los americanos nativos.

Esperadísimos los discursos ante el Congreso en Washington y ante Naciones Unidas en Nueva York, que conociendo el estilo Bergoglio, apelará a la conciencia de los líderes mundiales para solucionar el conflicto humanitario de los países en guerra en Oriente. Así como a la voracidad del sistema económico capitalista que parece querer devorar a sus hijos en la vieja Europa.

El viaje del primer papa americano al Nuevo Continente, remarcará la importancia de los hispano en la cultura de EEUU, así como la pujanza de la fe católica en un país abierto a todos los credos desde su origen como nación. El repunte significativo del aumento de vocaciones de consagrados en el país de la Libertad nos habla de la necesidad de trascendencia del ser humano y de que mientras Europa se apaga en un vago letargo, la fe enciende su mecha en otras latitudes.

Esperemos que esta visita pastoral a ambos países lleve el sello característico del Papa Francisco: la cercanía con los más abandonados, la misericordia con todos y la esperanza para la humanidad, vapuleada por los vientos del mal encarnados en la corrupción, la guerra, la violación de los derechos humanos y tantas otras calamidades que vamos viendo.

En definitiva un rearme moral para todos los ciudadanos del mundo a través de sus pronunciamientos y gestos.

Anuncios

Acerca de Carmen Bellver

Colabora en los medios de comunicación aportando su visión desde el humanismo cristiano
Esta entrada fue publicada en Actualidad y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s