Los cuatro pilares del discurso del Papa en el Capitolio

Tres hijos y una hija de esta tierra, cuatro personas, cuatro sueños: Abraham Lincoln, la libertad; Martin Luther King, una libertad que se vive en la pluralidad y la no exclusión; Dorothy Day, la justicia social y los derechos de las personas; y Thomas Merton, la capacidad de diálogo y la apertura a Dios.

De esta manera finalizaba el discurso del Papa en el Capitolio, haciendo referencia a tres norteamericanos que influyeron en la sociedad de su tiempo en diferentes ámbitos. Abraham Lincoln encabezando la justicia frente a los afroamericanos esclavizados durante generaciones y cuestionados en sus más profundas raíces humanas. La Cabaña del Tío Tom relata a la perfección lo que debieron sufrir aquellos hijos de la libertad en pleno apogeo de la esclavitud. La abolición fue el logro inmediato de su mandato como Presidente de Estados Unidos.

Luther King retomando la lucha por los derechos sociales y la igualdad entre las razas, en especial la justicia con los negros, que tras la guerra de secesión no había resuelto el racismo en el país, siendo numerosas las leyes que prohibían todo contacto entre blanco y negro, tanto en la escuela, como en los hospitales, como en los autobuses donde se les impedía sentarse con normalidad.

Doroth Day
defensora también de la justicia social y de los derechos de las personas, fue una periodista de Estados Unidos, activista social, oblata benedictina, anarquista cristiana, y miembro devota de la Iglesia Católica. Es conocida gracias a sus campañas por la justicia social, en defensa de los pobres. Fundaría el Movimiento del Trabajador Católico en 1933 junto a Peter Maurin. Y no dejaría de ser solidaria con todas las causas, siendo encarcelada por protestar contra la guerra de Vietnam.

Finalmente Thomas Merton, uno de los pensadores y poetas de Estados Unidos que desde su condición de converso al catolicismo tanto influyó en su tiempo con sus escritos y conferencias. Como monje trapense tuvo una gran repercusión toda su obra que revela su compromiso con el movimiento por los derechos civiles, la justicia social y el diálogo interreligioso.

Cuatro pilares en los que ha basado su discurso el Papa Francisco para reivindicar la justicia social, la abolición de la pena de muerte, la solidaridad con los refugiados y el compromiso con el medio ambiente. Como no podía ser de otro modo, ha rechazado la violencia de las guerras que en nombre de la religión azotan la humanidad. Y ha puesto en manos de los políticos las recetas necesarias para una mejor convivencia, más pacífica y solidaria, finalizando con la venta de armas.

Tras la canonización de San Junípero Serra, llega la carga moral del catolicismo a Washintong, en palabras del Papa Francisco. Pero el viaje prosigue rumbo a la ONU, donde la intervención ante todos los países miembros promete ser igualmente de relieve moral y ético, sin obviar los componente políticos que conllevan sus palabras.

Acerca de Carmen Bellver

Colabora en los medios de comunicación aportando su visión desde el humanismo cristiano
Esta entrada fue publicada en Sociedad y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s