El Califato y la globalización del terror

Tras la caída del muro de Berlín y con la perestroika como telón de fondo, comenzó una nueva era, que ya nos parece que huele a polilla. Pero lo cierto es que en ese período se fue gestando lo que hemos dado en llamar globalización. La consolidación de la Unión Europea y las nuevas tecnologías al servicio de las masas, han dado lugar a esa sensación de aldea global que todos mantenemos en la retina. Y con ella, llegaron los sueños de unidad y progreso, que tras los acontecimientos del 11 de Septiembre del 2001 finalizaron en una nueva era, donde el terror y la división han ido dominando el panorama social del mundo.

Con el tiempo esa división ha aumentado tanto a nivel económico, como político y las fuerzas irracionales de los nacionalismos religiosos y políticos han hecho de la humanidad un lugar menos seguro, dando paso a esa sensación terrible de guerra mundial de la que habla el Papa Francisco. Porque la irracional actitud de quienes desean imponer sus credos por la fuerza y dominar el mundo con su mezcolanza ideológica y política, suponen de facto un peligro abismal para la humanidad.

De ahí que el Papa Francisco no deje de apelar a la abolición del tráfico de armas, que sigue siendo una fuente de ingresos de numeroso países, supuestamente civilizados y democráticos. Pero que de hecho permite el asesinato de miles de civiles en remotos lugares del mundo.

No menos preocupante en los discursos del Papa ha sido el llamado a la unión por encima de las divisiones tan humanas y al mismo tiempo conflictivas. Divisiones de países polarizados por intereses comunes que hacen que no respeten los derechos de los más débiles. En definitiva los derechos humanos logro de una humanidad civilizada, son hoy pisoteados en miles de zonas del planeta.

Los más débiles, entre los que se encuentran los niños, sufren la lacra de la guerra, el hambre y el tráfico de seres humanos. Y sin voluntad ni deseo de mejorar las cosas, difícilmente se consiga una solución a estas lacerantes y candentes cuestiones.

El Papa Francisco habla también de del mundo como el hogar de toda la humanidad, y apela a la responsabilidad en el consumo de bienes que afectan al medio ambiente. No son baladíes sus palabras, cuando vemos que zonas inmensas de esta Tierra están siendo pasto de la voracidad y la codicia del hombre, perjudicando la herencia que debemos ofrecer a nuestros descendientes.

En definitiva, la globalización hoy, debiera transformarse en la de una humanidad que lucha por mejorar las crisis del tráfico y de las mafias. Apelando al bien común y a la corresponsabilidad de los pueblos. Y no podemos consentir que se quede en la globalización del terror y el pánico frente a las hordas terroristas de ISIS, que ya controlan parte de Irak y Siria pero que avanzan agazapados entre los miles de emigrantes que cruzan nuestras fronteras, como células dispuestas a crear el caos . Encontrándose España se entre los países que el Califato desea conquistar a cualquier precio.

Conseguir una solución a tantos frentes abiertos que el Papa Francisco está nombrado en sus discursos, sólo se logra con la verdadera conversión de los corazones. Con una trasformación radical de actitudes entre los políticos que han olvidado sus raíces cristianas y que claudican vergonzosamente ante el avance de lo inevitable: La globalización del terror.

Anuncios

Acerca de Carmen Bellver

Colabora en los medios de comunicación aportando su visión desde el humanismo cristiano
Esta entrada fue publicada en Política y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s