Y hablaron los vaticanistas sobre el viaje del Papa

Habrán notado que participo menos en esto de emitir opiniones y análisis sobre temas candentes. Y el motivo no es otro que me siento desconcertada por la red de información que hay en los medios. La saturación me devora paulatinamente y soy incapaz de digerir tanta desinformación. Porque si hablamos del Papa y su viaje a Estados Unidos y Cuba, llegan los vaticanistas de turno y nos hacen una loa a tan encomiable empeño del Papa por ser puente entre conflictos. Por ejercer la diplomacia como un arma moral que guíe a la humanidad.

Sin embargo, por el camino se han quedado temas candentes que el Papa Francisco no ha osado tocar. Eso sí con circunloquios habla del matrimonio como bien para la humanidad y de paso se reafirma en la misericordia hacia todo tipo de individuo y condición. Con lo que da una de cal y otra de arena, dejando embelesados a sus fans y desconcertados a quienes desearían mayor claridad en sus postulados.

No cabe duda que su papel en las relaciones Cuba, EEUU, han sido una vez más determinantes para abrir esa puerta a la que también llamaron San Juan Pablo II y Benedicto XVI. Más contundente su discurso ante el Congreso y Naciones Unidad. Aunque las palabras sigan siendo un brindis al sol que no solucionan los problemas reales de la humanidad, ha dado el toque perfecto a las máximas autoridades de cada nación.

Me sobra el olor putrefacto de la pederastia en el Encuentro de las Familias en Filadelfia, donde una vez más la tolerancia cero volvió a ser la piedra de fuego del tema tan candente durante tantos años en la Iglesia y que tanto daño ha hecho en el seno de la misma.

Debería hablar de su apuesta por la madre Tierra y a ecología. Y su denuncia del tráfico de armas y de personas, de las mafias organizadas, de las guerras esparcidas como racimos y que dan la sensación de estar asistiendo a una tercera guerra mundial por etapas. Un nuevo juego de los estrategas y de los que comercian con la muerte, que nos deja a todos descolocados.

Y como no podía faltar ha hablado de los refugiados y del derecho a asilo, pero tal vez debiera ser más contundente con la defensa de los cristianos masacrados por los musulmanes y que están siendo succionados por etapas en este nueva Europa configurada con la multiculturalidad unívoca. Parecer ser que se respeta mucho los derechos de musulmanes y se ataca sin melindres la cultura cristiana, desde las procesiones a las fiestas de arraigo popular.

Todos estos temas leídos a diversos analistas me dejan un poco desconcertada. Hablan de un Papa con aires renovadores, sin embargo su estilo es lo único innovador en este pontificado. Porque en realidad su línea sigue siendo conservadora, aunque las formas aparezcan como algo aperturistas y novedosas. Como viento fresco que airea los aleros del Vaticano, sin que en definitiva sepamos si el Sínodo de la Familia va a ser una más de cal y otra de arena entre bambalinas.

Anuncios

Acerca de Carmen Bellver

Colabora en los medios de comunicación aportando su visión desde el humanismo cristiano
Esta entrada fue publicada en Religión y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s