Rechazo del Agitprop contra Rajoy

La violencia contra Rajoy puede ser obra de un pirado ocasional, pero también puede ser muy significativa de la deriva social por la que se transita en algunos grupos. Primero se ofende directamente al Presidente del gobierno, caldean el ambiente, luego tiene lugar la agresión. Y por último no se descalifica a quien opta por la violencia, sino que vuelven las sonrisas melindrosas por las redes. No podía finalizar peor la campaña electoral. Que nos muestra que hay una parte del electorado muy tenso con la posibilidad de que el PP vuelva a ganar las elecciones, aunque sea en minoría.

Todos los voceros del Agitprop, debieran en conciencia meditar si no se está llevando a determinada juventud a una aventura siniestra. Las revueltas y los acosos, son propios de quienes no saben defender con argumentos sus posturas, y caen en la zafiedad de los improperios. Cuando se acusa a alguien, se deben utilizar los medios que el poder judicial pone a disposición de los ciudadanos. El resto es simple y llanamente demagogia, de la peor calaña. Algo en lo que por desgracia suelen caer casi todos los candidatos a las urnas.

Es fácil acusar, lo difícil es gobernar para todos y con sentido de Estado. Algo que echamos en falta en muchos partidos que concurren a las urnas. La oposición es la parte más cómoda de la política, especialmente cuando consiste en sacar trapos sucios y airearlos sin un mínimo de razonamiento coherente. Y escondiendo las propias vergüenzas.

Yo desde luego no confío en quienes hacen declaraciones que hablan de recortar la libertad de expresión de la que ellos disfrutan. Tampoco de quienes aplauden a unas minorías sociales pero se ceban con saña en la Iglesia, como si ésta fuera un problema social, y no uno de los mejores recursos para la buena convivencia de todos los españoles.

Hablar de corrupción sin sonrojarse por la de su propio partido es de un cinismo que raya lo inaudito. El debate entre Pedro Sánchez y Rajoy fue un pugilato sin sustancia por parte del socialista. Y una loa desmesurada de Rajoy a la bonanza económica de la que ahora disfruta, sin un mínimo de reconocimiento del dolor y la hambruna por la que pasan tantos españoles.

Te queda la sensación de que la visión de los políticos es estratosférica, nunca aterriza en la realidad. Pero desde luego eso no justifica la agresión verbal, ni mucho menos la física contra el Presidente que representa la Nación.
El pronóstico de estas elecciones del 20 D es que si no cambian las actitudes de algunos partidos, vamos a vivir una tensa legislatura durante cuatro largos años. Llena de lo peor que puede afectar a una sociedad, que es la vileza en las formas por parte de quienes debieran hacer gala de una oratoria educada y de altura.

Y lo más gracioso de esta libertad de prensa de la que disfrutamos es que vemos las encuestas manipuladas según sea la tendencia del rotativo. De manera que todavía no está dicha la última palabra, ésta será confirmada el mismo 20 D.

Anuncios

Acerca de Carmen Bellver

Colabora en los medios de comunicación aportando su visión desde el humanismo cristiano
Esta entrada fue publicada en Política y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s