El discurso navideño de Felipe VI

Tras escuchar el discurso de Felipe VI en el Palacio Real, se tiene la sensación de estar ante un lifting de la realeza, donde el escaparate familiar se reduce a la mínima expresión, para dar paso a un Estadista que busca contentar los sectores más republicanos del país. De esta guisa, se omite el Belén, aunque conste que lo hubiera en algún rincón del Palacio. Y si vamos a las palabras del discurso nos encontramos con ese querer contentar a todos y no ofender a nadie. Con ese pasar por encima de la realidad social triste y constreñida que han dejado los últimos comicios.

Felipe VI es un rey moderno y preparado, no cabe duda. Lo fue en la elección de su prometida y ahora reina consorte. Lo es también en su vida diaria. Pero ha heredado lo más ponzoñoso del Juan Carlismo, en tiempos donde la misma unidad de España se mantiene en vilo. Las escasas referencias a la tradiciones propias nos ponen a todos enmohecidos, ante otros discursos como el de Cameron en el Reino Unido defendiendo la cultura cristiana.

Y es que el pluralismo es una riqueza añadida al país, pero no se debe olvidar que quien no sabe ensalzar los propio, termina por olvidarlo en el cuarto trastero, hasta que lo inevitable sucede de la manera más natural. Y así de esta guisa el discurso de Felipe VI ha transcurrido por lugares comunes, en unos momentos especialmente difíciles. Parece adoptar la estrategia de Rajoy y dejar que esto se pudra por sí mismo, antes que mojarse, seguramente por aquello de que es el rey de todos los españoles. Incluidos los de doble nacionalidad, y los de nacionalismos exacerbados. Y aunque ante estos últimos ha sido muy claro, no deja de sonar su palabrería como un gran brindis al sol.

Un discurso light, en tiempos donde ha pedido consenso y sentido de Estado, pero también se precisa de posicionamientos más específicos que no dejen lugar a esa sensación de vacío que tenía su fondo de decorado. Una sensación provocada por querer contentar a todos y que nos deja huérfanos de una mano firme y serena, que sepa posicionarse dentro de la cultura del país y no precisamente en las periferias sociológicas que estamos experimentando en los últimos años. Se pierden los símbolos religiosos de la Navidad, las alusiones a la propia esencia de estas fechas, para dar paso a unas palabras sosas que se quieren situar por encima de los avatares del país.

Y no, majestad, la situación no permite esa frialdad en unas Navidades cálidas, tanto en lo atmosférico como en lo social. Seguramente es un discurso que tampoco agradará a los sectores más laicos y progresistas del país cuyo republicanismo les hace irreconciliables con la monarquía. Por eso Felipe VI ha perdido una gran oportunidad para situarse al timón de una situación que cada día se hace más insostenible. Le llaman el rey prudente, pero la realidad se empeña en situarlo cada día más cohibido.

El cuadro electoral heredado tras el 20 D pone a la monarquía en una posición incómoda, porque la porción republicana aumenta considerablemente en número y fuerza, frente a los monárquicos parlamentarios. Y aunque sea una realidad que el rey reina pero no gobierna. Más claro aún es que el rey debe saber gestionar las fuerzas que rigen este país. Sin concesiones a la galería. Que omiten cualquier vestigio religioso en discurso, convirtiendo el mismo en el más laico de todos los que se han producido hasta la fecha.

A muchos les ha parecido un gran discurso. A mí personalmente, me ha decepcionado.

Anuncios

Acerca de Carmen Bellver

Colabora en los medios de comunicación aportando su visión desde el humanismo cristiano
Esta entrada fue publicada en Política y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s