Carta a los amigos y visitantes de Religión Digital

En estas vísperas de Reyes estamos de cumpleaños. Diez años en la red, una década, casi nada. Cuando comienzas a escribir dudas de tu capacidad de construir artículos. Una vez salvado el primer escollo, caes en los lugares comunes de todos los bloguers. Pero es el tiempo quien marca la dinámica de tu persistencia ante la pantalla. Tener ideas se hace cada vez más difícil. En especial cuando vives acompañada por un número espectacular de bloguers, cada uno brillante en su terreno. Eso hace que la responsabilidad aumente. Comunicar es un arte muy concreto. No siempre logramos emocionar al lector, llevarle a nuestro terreno. Que es lo que en definitiva trata de hacer un buen bloguer. Porque los hay especialistas en materias muy diversas. Y cada uno de ellos aporta lo mejor que tiene.

Lo mío es un vagar por cada uno de los rincones de mi alma. No tengo una temática concreta. He ido del cine a la literatura, pasando por la política; pero estoy en un portal religioso porque siempre he creído que había que tender puentes entre la cultura y la fe. Que había que opinar sobre lo humano y lo divino con la peculiaridad de un estilo propio. Y en ello llevo una década. He conseguido ser leída en todo el mundo. Tengo lectores de los cinco continentes. Y cuando veo una banderita nueva en los registros, me digo a mi misma que este invento de Internet, tiene su punto.

En estas vísperas de Reyes, para mi cada lector ha sido un regalo. Y han llegado a ser más de un millón. No se puede decir que sea la bloguer más leída, pero tampoco es difícil de entender que es muy complicado repartir la cuota de lectores entre tanta variedad. Y dentro de un portal que destaca por la cantidad y pluralidad de noticias. Hacerse un hueco es difícil en el universo digital. Pero mantener el interés todavía lo es más.

Por eso quiero agradecer vuestra fidelidad, unas veces silenciosa, otras comunicativa. Sois una gran familia a la que estimo y con la que me siento unida por la fe, esa virtualidad hace que estemos juntos en la comunión de los santos. Y por tanto no seamos indiferentes unos a otros.

Quiero saludar a todos mis compañeros bloguers. Y dar las gracias a quienes me alojan en este portal. Ellos comenzaron a abrirse brecha con esfuerzo y tesón. Y lo conseguido no es poco. A veces discrepamos, como es lógico, no todo lo que se publica se comparte. Pero puedo asegurar que jamás se me ha censurado un post, les gustase o no lo que dijera. Y que yo, no he sido tampoco neutral, lo cual hace más encomiable el respeto al autor.

Por eso siento que esta historia de pertenecer al universo digital, es un bello regalo de Reyes. Un sueño que nunca hubiera podido imaginar. Una oportunidad de compartir espacio con estupendos amigos. Confieso que empecé con una gran ilusión y un post diario. Me puse esa meta como obligación y la cumplí. Pasado el tiempo las obligaciones diarias hacen que se hayan dispersado mis aportaciones, pero también es efecto de que lo dicho se ha repetido tantas veces, que ya no cabe hacer más reiteraciones.

Sin embargo, sigo dispuesta a hablar sobre lo divino y lo humano, con el reloj de la actualidad social y religiosa puesto ya en el 2016. Gracias a todos, una vez más. Y que los Reyes sigan siendo tan mágicos y maravilloso como lo han sido conmigo en estos diez últimos años. Paz y bien.

Anuncios

Acerca de Carmen Bellver

Colabora en los medios de comunicación aportando su visión desde el humanismo cristiano
Esta entrada fue publicada en Sin categoría, Sociedad y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s