El refugio de Dios

La grandeza de Dios es manifestarse siempre en lo pequeño, en lo sencillo. Por eso sólo lo encuentran quienes se ponen en búsqueda siguiendo la luz de la estrella, como los Magos, siguiendo el palpitar de su corazón que les abre los ojos al sentido de la vida.

Convertir las Navidades en laicas es la consiga de este siglo. De ahí que las cabalgatas de Reyes hayan sido carnavalescas, son una fiesta más de la que se quiere arrancan lo religioso, para dejarlo en una simple cabalgata de Reinas Magas o de Jesusas en el Belén. Ideas descabelladas que obnubilan la mirada de nuestros contemporáneos, que se quedan en la anécdota de la fiesta y que ocultan la verdadera luz trascendente de la Epifanía, del Dios con nosotros.

Los católicos y cristianos estamos perdiendo la batalla cultural de la fe en el arte y el mundo del pensamiento de nuestro tiempo. La campaña feroz del laicismo más ramplón llega de la mano de la pantalla de plasma a todos los hogares, de esta guisa, es fácil moldear el pensamiento, convertirlo en un fiel perrillo de sus amos, sin capacidad crítica, ni voz que pueda alzarse contra tanto dislate.

Las Reinas Magas de Ribó, en Valencia representaban la Fraternidad, la Igualdad, y la Libertad. Las tres deidades de la Revolución francesa, que también fue un valle de lágrimas para lo religioso. Deidades que en nombre de la Razón, suprimen la fe y la ilusión de unos niños confusos con el aquelarre de esa transfiguración.

La cabalgata de Alcoy dicen que llevaba una niña en vez de Jesús en el pesebre. En Madrid ha sido la fiesta del derroche frente al de la tradición. Y así, poco a poco, se manifiestan aquellos que no pudiendo suprimir Belenes o cabalgatas, las transforman en mascaradas sin sentido que confunden lo principal, lo que se quiere anatemizar es la luz de la fe, la alegría de la esperanza hecha carne mortal y la caridad cotidiana que se oculta tras esa solidaridad de cartón piedra que llega todas las Navidades de manos de los poderosos. Ese dejar un poquito de su tiempo para hacerse la foto pública de su bondad.

Mientras tanto tras las bambalinas de este gran teatro del mundo, están los voluntarios de todos los días, que no aparecen en los medios. Y están las colectas parroquiales para los proyectos del tercer mundo. Probablemente lo religioso sea arrinconado cada vez con más virulencia, pero con la frialdad maquiavélica de quien destruye desde dentro, en vez de dar batalla en campo abierto.

De esa manera perdemos referentes culturales sustituidos por los mitos de cartón piedra. Pero no debemos preocuparnos, sigamos manifestando nuestra opinión sin temor. Prosigamos con nuestra fe en las parroquias de cada uno. Seremos lo pequeño una vez más escondido a los ojos de los poderosos. Pero mantendremos viva la esperanza de que Dios misericordioso siempre escucha a quienes ruegan día y noche por los demás.

Ese es el poder de la oración que nadie puede suprimir porque se realiza en lo oculto. Y porque allí es agradable a los ojos de Dios. No necesitamos grandes cabalgatas, la Epifanía sucede ahí en la adoración de un niño que es Dios con nosotros. Y eso no lo van a desterrar porque es más grande que todos sus dislates. Porque está por encima de su boutade y porque Dios está de nuestra parte porque continua prefiriendo lo oculto y lo sencillo. En realidad se aparta de las grandes manifestaciones y se refugia en las casas y hogares que dan culto al Salvador del mundo.

Acerca de Carmen Bellver

Colabora en los medios de comunicación aportando su visión desde el humanismo cristiano
Esta entrada fue publicada en Religión y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s