Milagros del cielo

No es habitual que Dios rompa el curso natural de los acontecimientos, eso al menos es lo que observamos a diario. Sin embargo el mundo está lleno de milagros. Y quien no cree en ellos porque los desconoce, porque se reafirma en su parte racional más juiciosa y no deja abierta la puerta de lo inefable, pierde al menos un gol del cielo en la meta de la Tierra.

Son numerosas e incontables las curaciones inexplicables, también los acontecimientos extraordinarios vividos por personas comunes y que ponen la piel de gallina. Y hay pequeños milagros del día a día que obedecen a esa fe que profesamos que nos hace creer en la intervención divina extraordinaria
.
No debemos pedir milagros por superstición. La red está llena de advocaciones a los santos o a María, ruedas absurdas donde si no cumples con enviar el mensaje te va a suceder una desgracia y si lo haces, inevitablemente algo bueno sucederá. Distingamos bien entre lo que es superchería y lo que es devoción sincera.

Hay que creer en los milagros, porque suceden, porque tenemos testimonios que nos los refieren y porque Dios sí quiso que su Hijo tuviera poder de curar y sanar a los enfermos. La más certera de las indicaciones de que los milagros existen es que cuando suceden muchos lo atribuyen a la suerte, a la casualidad, al azar. Como siempre la intervención de Dios pasa desapercibida, pero ha estado ahí desde el principio. Por eso la fe cree en los milagros y los pregona para dar testimonio de que Dios sigue actuando de manera extraordinaria gracias a la oración.

A veces el milagro sucede para que la fe vuelva a nacer en alguien que vivía apartado de la misma, es una gracia del cielo inexplicable pero verídica y no son pocos los casos relatados.

Yo me limito hoy a dejar constancia de que creo en los milagros. Por eso dejo este video de una película que relata lo que los escépticos denominan hecho inexplicable. Y lo que los creyentes nombramos como milagro por obra de la fe.

En Pascua de 2016 se estrenó Miracles from Heaven {Milagros del cielo}, dirigida por Patricia Riggen y con un reparto de lujo: Jennifer Garner, Queen Latifah, Eugenio Derbez, Martin Henderson… y la jovencísima Kylie Rogers en el papel de la niña protagonista. Está basada en un caso real, el de Annabel Beam, quien se curó de una enfermedad incurable tras sobrevivir a un accidente mortal. Dijo haber estado en el cielo y haber hablado con Jesús, y el film llega con vitola de inspirador de la fe en Dios y la esperanza en su plan para cada uno de nosotros.

Acerca de Carmen Bellver

Colabora en los medios de comunicación aportando su visión desde el humanismo cristiano
Esta entrada fue publicada en Cine, Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s