El reality Quiero ser monja

Una no sabe bien si es conveniente el reality “Quiero ser monja” que ha decidido emitir la cuatro. Tampoco el nivel de audiencia que puede alcanzar. Y no olvidemos que los reality se basan en principio en esta premisa. Llama la atención la candidez de las postulantes, que no se si se sigue llamando de este modo. Gente joven de diversa condición y circunstancias, unidas en una historia que tiene mucho que enseñar.

Yo me he permitido visualizar estos videos y he quedado impactada. Las chicas ponen cara de que como esto no va mucho conmigo, pero en el encuentro con la Eucaristía, descubren una nueva faceta, van necesitando el contacto con Jesús. Pilar y fundamento de toda vida religiosa que se precie.

No vengo a hacer propaganda del programa de televisión. Tan sólo me hacen reflexionar este tipo actuaciones televisivas, cada día más próximas a meterse en casa ajena para contarnos qué se cuece allí. Parece que el pudor ya no existe en la pantalla que se mete en nuestras habitaciones y nos desvela cualquier intimidad.

Puede que algunas de estas chicas les resulte positivo este paso. Sin lugar a dudas una experiencia. No entiendo muy bien por qué se presta la congregación a este show. Naturalmente tienen mucho que ofrecer y poco que perder. Tal vez sea el nuevo sistema de captación de vocaciones, testimonios no faltan en la red. Pero esto ya se sale de lo normal, es un programa con su casting y sus devotas aspirantes a futuras religiosas. Todas ellas elegidas según unos determinados criterios.

Me apenaría que a vida religiosa fuera a convertirse ahora en un programa lleno de chanzas donde se ríe en familia comiendo palomitas mientras vemos a estas jóvenes descolocadas por tener que abandonar su familia y sobre todo el móvil. Algo a lo que no están acostumbradas y que confiesan tener ciertas dependencia. Todas ellas parecen tener una motivación que les ha llevado allí. Pero van a probar una experiencia, no sabemos si realmente tienen vocación.

Y aquí es donde entra en escena el morbo. Esa fuente de audiencia que todo lo descoloca, porque nos atrae hacia la vida de los demás y nos hace perder los límites de lo real para pasar a entrar a formar parte de un mundo paralelo. El que estamos viendo en el televisor.

Dejo el enlace de este nuevo engendro televisivo http://www.cuatro.com/_80c52aca

Anuncios

Acerca de Carmen Bellver

Colabora en los medios de comunicación aportando su visión desde el humanismo cristiano
Esta entrada fue publicada en Sin categoría, Sociedad. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s