Buenos modales y educación

Algunos hablan de la educación como hipocresía. La educación que es cortesía, buenos modales y empatía hacia el otro, jamás puede confundirse con la hipocresía. Pero hoy abunda quien es de la opinión que todo se puede decir, que todo se puede hacer, sin importar en absoluto quien tiene enfrente. La RAI, con muy buen criterio va a exigir decoro a sus presentadoras. Lo mismo nos sucede en las Iglesias, hay que exigir decoro. No se va a la casa de Dios con tirantes playeros, alpargatas y pantalón corto. No es de recibo lucir escotes o espaldas al aire. Por mucho que eso sea la moneda corriente en nuestra sociedad.

Sin embargo, igual que se pierde el decoro, se pierden las buenas costumbres. Los saludos, las disculpas, el ceder el asiento a los mayores. Ya no existe un código ético marcado en la sociedad. Hoy todos se dejan llevar por la presión de la zafiedad. Y si en algo somos responsables, sin duda es en permitir a esa pantalla que se cuela en nuestro hogar, las palabras malsonantes, las malas formas en respuestas y actitudes. Los excesos en el vestido que marcan pautas en la calle.

Porque la realidad es que estamos totalmente mediatizados. Y si nuestros abuelos vivían una sociedad de apariencias y buenas formas, tengamos por seguro que era mucho mejor que lo que ahora nos encontramos. Ese no importarme lo que piensen, opinen o sientan los demás, es un grado del nivel de zafiedad en la educación de este país.

Como las generalizaciones no son buenas, me pongo en la piel de quienes todavía hacen de los buenos modales un rasgo de su carácter. Gente que marca estilo, que es un saber hacer y estar que se nota en la sola presencia. Pongamos que la educación tiene mucho que ver con el respeto hacia el otro, aunque pensemos que eso de cuidar las apariencias ya no se lleva ni es de recibo. Lo cierto es que el arte de la convivencia debe mantener unas reglas para que la armonía entre todos sea la tónica dominante.
No hay nada como una buena moraleja para explicitar lo que digo:

El niño miraba al abuelo escribir una carta. En un momento dado, le preguntó:
–¿Estás escribiendo una historia que nos pasó a los dos? ¿Es, quizá, una historia sobre mí?
El abuelo dejó de escribir, sonrió y dijo al nieto:
–Estoy escribiendo sobre ti, es cierto. Sin embargo, más importante que las palabras es el lápiz que estoy usando. Me gustaría que tú fueses como él cuando crezcas.
El niño miró el lápiz, intrigado, y no vio nada de especial.
–¡Pero si es igual a todos los lápices que he visto en mi vida!
–Todo depende del modo en que mires las cosas. Hay en él cinco cualidades que, si consigues mantenerlas, harán de ti una persona por siempre en paz con el mundo. Primera cualidad: puedes hacer grandes cosas, pero no olvides nunca que existe una mano que guía tus pasos. A esta mano nosotros la llamamos Dios, y Él siempre te conducirá en dirección a su voluntad.

Segunda: de vez en cuando necesito dejar de escribir y usar el sacapuntas. Eso hace que el lápiz sufra un poco, pero al final está más afilado. Por lo tanto, debes ser capaz de soportar algunos dolores, porque te harán mejor persona.
Tercera: el lápiz siempre permite que usemos una goma para borrar aquello que está mal. Entiende que corregir algo que hemos hecho no es necesariamente algo malo, sino algo importante para mantenernos en el camino de la justicia.
Cuarta: lo que realmente importa en el lápiz no es la madera ni su forma exterior, sino el grafito que hay dentro. Por lo tanto, cuida siempre de lo que sucede en tu interior.

Finalmente, la quinta cualidad del lápiz: siempre deja una marca. De la misma manera, has de saber que todo lo que hagas en la vida dejará trazos, e intenta ser consciente de cada acción. (Paulo Coelho)

Anuncios

Acerca de Carmen Bellver

Colabora en los medios de comunicación aportando su visión desde el humanismo cristiano
Esta entrada fue publicada en Educación, Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s