Cuando el humanismo ha sido engullido por la quimera

27489941901_eca06955a9_mSe busca el humanismo, mientras se destruyen las humanidades. Extraña paradoja. Si no se ama aquello de dónde venimos, mal podremos dirigirnos hacia un futuro consistente. Se aprecia la literatura por lo que aprende de las personas y de la sociedad en general. Se aprecia la filosofía porque enseña qué es la vida y el arte de pensar. Se aprecia la historia porque reflexiona sobre los errores pasados para no volverlos a cometer. Pero estamos viviendo momentos de grandes transformaciones donde ya no cabe el humanismo, en una sociedad que ha entronizado la tecnología y la ciencia, es posible que descubramos la longevidad del ser humano, curemos el cáncer, demos miles de esperanzas a todos los afectados por enfermedades incurables. Pero dónde se queda el arte de vivir, de compartir, de mantener un sentido trascendente que no deje todo en el sumidero.

Para los creyentes las humanidades son como el oxígeno necesario para subsistir, también para muchos no creyentes, que han disfrutado y gozado con el saber. Mediatizados sin embargo por el embudo de las redes donde se pregonan mentiras a la velocidad de la luz y se esconden verdades que hacen cuestionar la libertad de la sociedad, estamos hundidos en la quimera permanente. Es fácil engañar a un pueblo que no es capaz de contrastar pareceres, que se queda con la última copla del político de turno, del más mediático, del carismático. Pero ojo, hubieron sociedades que cayeron antes en el mismo engaño, que se dejaron manipular globalmente, hasta la destrucción total.

El siglo pasado fue el de los grandes totalitarismos, en ellos se alcanzaron cuotas de degradación humana sin parangón. Próximos ya a las dos décadas del siglo XXI, parece que hemos entrado en un mundo sin ideas, donde los ricos han encontrado el filón para seguir dominando el mundo y donde la población puede que cada día camine más hacia la esclavitud permanente de la pobreza y el subsidio mendicante.

Sin embargo, existe la posibilidad de construir un mundo más humano, basta con que la prioridad no se ciña en el capital, sino en el bienestar general. Basta con que pensemos por generaciones y no por mandatos presidenciales. Sería todo diferente si se aplicaran las leyes del “bien común”. Leyes que van enmarcadas en los principios evangélicos y que además están recapituladas en la doctrina social de la Iglesia.

Pero lo que es obvio es que no hay ningún partido con proyección nacional que defienda esos principios. Todos están cortados por el mismo patrón y vendidos a unas reformas que llevan al enfrentamiento entre hermanos o supeditados a la dictadura financiera global. Si no hay políticos con ideas de nación, con ideas humanísticas transformadoras de la sociedad, poco se hará tras el 26 de Junio, porque las raíces siguen podridas.

Parar la carrera armamentística que mantiene las guerras en diferentes puntos del planeta. Optar por las energías renovables, mantener los derechos básicos de salud y educación como pilares de la sociedad, junto con el derecho a un trabajo digno que pueda mantener una familia, son el mínimo común denominador que hacen del humanismo las señas de identidad de cualquier sociedad.

Es cierto que hay muchos frentes abiertos, encrucijadas de caminos de difícil tránsito. Pero no es menos cierto que se hace necesario hombres y mujeres de temple, dispuestos a batallar por los derechos básicos de la sociedad. Mantengamos la esperanza de que tras las elecciones, el poso de sentido común serán la moneda de curso legal.

Anuncios

Acerca de Carmen Bellver

Colabora en los medios de comunicación aportando su visión desde el humanismo cristiano
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s